+54 294 4445162      Bustillo km 9,5  Bariloche, RN, Argentina, R8402AGP
 

Eduardo Remis es Ingeniero Mecánico y egresó del Instituto Balseiro en 2006. Ese mismo año, comenzó a trabajar en la empresa CONUAR, que se dedica a la fabricación de los combustibles nucleares argentinos. En 2008 realizó una Maestría en Administración de Empresas y en 2011 fundó su propia compañía, NUCLEARIS. En esta nota, cuenta parte de su experiencia como graduado IB.

Fecha de publicación: 09/08/2018

En 2003, ingresó a estudiar en el Instituto Balseiro en la carrera de Ingeniería Nuclear. Después de un año, se cambió a Ingeniería Mecánica y egresó a mediados de 2006. Antes de mudarse a Bariloche con beca completa de la CNEA para estudiar en el Balseiro, había aprobado los primeros dos años de Ingeniería Electrónica en la Universidad Nacional de Córdoba.

Nacido en Morón, provincia de Buenos Aires, vivió su adolescencia en el pueblo cordobés Los Reartes y egresó de la escuela secundaria Diego de Rojas de Villa General Belgrano. En el Balseiro, realizó su proyecto integrador en el campo de la fabricación de un micro manipulador, cuyo fin era sensar las sinapsis neuronales. Fue en el Laboratorio de Bioingeniería, bajo la dirección de Dr. Fabián Bonetto. Ante la consulta de cuáles son sus hobbies preferidos, cuenta que le gusta andar en bicicleta, que está tomando clases de piano y que le encanta la lectura en la naturaleza.

-¿Querés contar algo sobre tu experiencia en CONUAR?
Trabajando en CONUAR tuve la oportunidad de liderar un proyecto que se trataba de la modificación de los “Canales Refrigerantes” de la Central Nuclear Atucha II. Estos componentes se denominan de “Clase 1”, debido a que son importantes para la seguridad nuclear. Dentro de los mismos se alojan los Elementos Combustibles de Uranio, permitiendo que el flujo de agua pesada del núcleo del reactor extraiga el calor producido por la fisión nuclear.

-¿De qué materiales están fabricados esos elementos combustibles?
-Los mismos están fabricados principalmente por dos materiales: Una aleación de acero inoxidable con bajo contenido de cobalto, ya que esta impureza se “activa” por el bombardeo permanente de los neutrones dentro del núcleo del reactor, emitiendo radiación gamma. Esto dificulta el almacenamiento de estos componentes una vez que se termina su vida útil. Además, por una aleación de Zirconio, denominada Zircaloy, la cual es “transparente” al flujo neutrónico, permitiendo el egreso e ingreso de los neutrones que se producen durante la fisión nuclear al elemento combustible.

-¿A qué te estás dedicando en la actualidad?
-La experiencia que obtuve trabajando en CONUAR me permitió armar mi propia empresa llamada NUCLEARIS, la cual se dedica actualmente a la fabricación de una pieza Clase 1 llamada “Anillo de Cierre”. Esta pieza es crítica para el funcionamiento de los Reactores Nucleares Atucha I y Atucha II, ya que la misma sella la vasija del núcleo del reactor, evitando la fuga del agua pesada del circuito primario. Cada elemento combustible que ingresa a un Canal Refrigerante posee un “tapón” donde se aloja dicho Anillo de Cierre. Esta pieza está fabricada por una aleación especial de acero inoxidable y por un recubrimiento electrolítico de plata.

-¿Y en qué consiste la producción de esa pieza?
-Si bien el mecanizado de esta pieza es muy complejo dada las tolerancias exigidas, el proceso crítico de su fabricación es lograr el recubrimiento electrolítico de plata en cuanto a espesor y adherencia del mismo al material base. Con el fin de lograr que este proceso electrolítico sea repetible y que garantice los requisitos de calidad, se fabricó una maquinaria automática. Este hito y la certificación ISO9001 permitieron que NUCLEARIS sea una empresa con un proceso de fabricación diferencial al de la competencia, y sea elegida desde el año 2011 para proveer Anillos de Cierre a ambas Centrales Nucleares. A su vez, actualmente NUCLEARIS realiza In. Básica y de Detalle para el Reactor Nuclear CAREM y vende maquinarias Ad-Hoc a la empresa de procesamiento de uranio DIOXITEK.

-¿Qué es para vos la Ingeniería Mecánica?
-Considero que todas las especialidades de la ingeniería se encuentran interrelacionadas, aportando cada una lo necesario para lograr un objetivo en común. La ingeniería mecánica en particular, vista desde el ambiente en el cual trabajo, es una especialidad que transforma las materias primas, en su mayor parte los aceros y sus variantes, con el fin de brindar estructura física a cualquier tipo de maquinaria estática o dinámica, como puede ser el motor de un automóvil, un robot industrial, o el recipiente de presión de un reactor nuclear.

-¿Qué es lo que más te gusta de ser Ingeniero Mecánico?
-Lo que más me gusta de la Ingeniería mecánica es que una vez que surge una nueva necesidad, uno debe diseñar desde el comienzo, buscando el equilibrio entre lo funcional y lo económico, y a su vez lograr que la apariencia física sea agradable. Digamos que este último punto es la parte “artística” del diseñador. Luego, otro paso apasionante es la puesta en marcha, donde generalmente surgen problemas que hay que observar detenidamente, hacer pruebas y ensayos, hasta que el funcionamiento sea el esperado. Finalmente, la mayor gratificación es ver el resultado final y la satisfacción del cliente.

-¿Qué opinas sobre la formación que recibiste en el Instituto Balseiro? ¿Qué valoras más, a la distancia?
-La formación que he recibido en el IB ha sido espléndida, siendo esta institución reconocida a nivel internacional. Por otro lado, antes de recibirme ya estaba contratado para trabajar en CONUAR, empresa de primer nivel que ha sido pilar fundamental de mi capacitación profesional, en la cual conocí colegas de quienes he aprendido a desenvolverme en la industria nuclear. Lo que más valoro del IB y más ha contribuido a lo largo de estos años en mi profesión han sido las clases prácticas, el acceso permanente a los laboratorios con equipamiento e instrumental en perfecto estado, y a su vez la dedicación y disposición plena de todos los profesores de elevado nivel académico.
Finalmente quiero agradecer a mi familia y a mis amigos, aquellos que estuvieron a mi lado, supieron comprenderme y me contuvieron en los momentos más difíciles de mi vida.

-¿Cuáles son los desafíos que más te apasionan en tu trabajo?
-En mi caso particular, teniendo una empresa, lo que más me apasiona es detectar exactamente lo que necesitan mis clientes, a fin de lograr un producto que cumpla con sus expectativas, las especificaciones técnicas y los requisitos de calidad.

-¿Qué consejo le podes dar a estudiantes que están por recibirse de la misma carrera?
-El consejo que les puedo dar a quienes están por recibirse, es que trabajen de lo que realmente amen y sepan hacer. Que lo más valioso de los primeros empleos es la experiencia y no el dinero, y que la empresa que nos contrata es nuestro cliente, que no nos obliga a estar allí y que podemos irnos cuando queramos; con lo cual siempre debemos dar lo máximo sin importar las circunstancias ni lo que nos digan los demás. Y que si quieren comenzar con un emprendimiento propio vayan para adelante, sin importar el resultado, ya que considero que todo lo que sucede en la vida siempre es para bien. Que pase lo que pase no es fracaso, es experiencia.

-¿Y qué les dirías a quienes están en estos momentos lidiando con la elección de una carrera universitaria y están pensando en seguir esta carrera?
-Les puedo decir que, si bien el IB es una Institución de alto prestigio y exigencia, cualquier persona con voluntad y motivación puede recibirse. Es importante no tener miedo, pero a su vez no subestimar. Investiguen, conversen con egresados, vean la web, descarguen y hagan los exámenes de ingreso de años previos.

---

Área de Comunicación Institucional
Instituto Balseiro
San Carlos de Bariloche, 09/08/2018
En Facebook: www.facebook.com/InstitutoBalseiro 
En Twitter: @IBalseiro / Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 
Más noticias: http://www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html 

Oriundo de la ciudad de Salta, Nicolás Hernández ingresó a estudiar Ingeniería mecánica en el Instituto Balseiro (IB) en 2008, luego de cumplir el requisito de aprobar los primeros dos años en otra universidad. En esta entrevista, cuenta cuál ha sido su trayectoria profesional desde que egresó, a qué se está dedicando en la actualidad y qué es lo que más le gusta de la Ingeniería mecánica.

Fecha de publicación: 23/05/2018

Nicolás Hernández tiene 30 años de edad y se recibió hace 7 años de Ingeniería Mecánica del Instituto Balseiro. Los primeros años de la misma carrera los realizó en la Universidad Nacional de La Plata. En el Balseiro, como todos los demás estudiantes, se formó gracias a una beca de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

El tema del  proyecto integrador para completar su carrera en el Balseiro consistió en el desarrollo de una máquina de ensayos mecánicos in-situ en un microscopio electrónico de barrido (SEM). Su director fue Alejandro Yawny y su co-director, Horacio Mendieta. El trabajo se hizo en la División Física de metales del Centro Atómico Bariloche (CAB).

En 2011, una vez graduado, decidió anotarse en Maestría en Ingeniería del Balseiro y recibió una beca de perfeccionamiento (A1 P) de la CNEA. En su trabajo de maestría, desarrolló un sistema automático de posicionamiento de sensores de temperatura para el circuito de flujo crítico de calor y también diseñó sensores de temperatura, entre otras actividades, en el Departamento de Termohidráulica del Centro Atómico Bariloche. Su beca terminó en 2014.

-¿Cómo fue tu recorrido una vez que terminaste tus estudios?

-Fundé una PyME de Ingeniería con dos compañeros de carrera del IB. Se llama  Endeavour Ingeniería, presta servicios y desarrolla tecnología para distintos sectores de las industrias aeroespacial, nuclear, Oil & Gas y otras. En 2017, cumplí la función de "Project leader" en la empresa mixta público-privada LaTe Andes, una empresa mixta público-privada formada por GEOMAP S.A. y CONICET. En el proyecto, estuvieron involucrados investigadores de la División Física de Bajas Temperaturas del CAB, a cargo del Dr. Julio Guimpel, la División de Resonancias Magnéticas del CAB y el personal de Endeavour Ingeniería SRL.

-¿En qué consistió ese proyecto en LATE ANDES?

-El proyecto CriAr y consistió en el desarrollo de un magnetómetro criogénico de rocas, el cual hasta este momento sólo era producido por una única empresa en todo el mundo, en California. El magnetómetro está operativo en la sede de LaTe Andes en Salta.

-¿A qué te estás dedicando en la actualidad?

-En la actualidad, soy socio gerente en la empresa Endeavour Ingeniería. Además soy asesor técnico en LaTe Andes. Allí ahora estamos desarrollando otro proyecto, CronAr, para la implementación de dataciones de rocas mediante las técnicas U-Th-Sm/He y U-Pb mediante sistemas de ablación Láser y espectrometría de masas (LA-ICP-MS). Es la primera vez en Argentina que se realiza un proyecto de este tipo.

-¿Qué es para vos la ingeniería mecánica?

-Es una carrera amplia y multifacética que permite interactuar con un gran número de profesionales, aplicando el conocimiento de diversas áreas de las ciencias, como la física, la química, la matemática y la economía, para proporcionar soluciones a problemas complejos de una forma estructurada y sistemática.

-¿Qué es lo que más te gusta de ser Ingeniero mecánico?

-Lo que más me gusta de ser Ingeniero mecánico es la formación amplia que permite incursionar en campos variados del conocimiento. Esto es algo que permite tener herramientas formales de aprendizaje de diferentes campos científicos y formar parte de proyectos científicos y tecnológicos complejos donde intervienen actores con distintas formaciones específicas.

-¿Qué opinás sobre la formación que recibiste en el Instituto Balseiro? ¿Qué valorás más, a la distancia?

-Una de las cosas que más valoro actualmente es la formación básica recibida allí, porque permite absorber conocimientos nuevos de una manera tremendamente efectiva. Además, ésta proporciona las herramientas para la apropiación de ese conocimiento, más allá de los contenidos de tipo formativos de las materias de finales de la carrera. En mi ejercicio profesional también fue extremadamente valioso la formación experimental recibida en la carrera, que da una base fundamental para el análisis efectivo de datos y la relación causal de los mismos con fenómenos de la realidad. Es una herramienta valiosísima y que en otras universidades se encuentra en cantidad y calidad no siempre tan importantes.

-¿Qué consejo les darías a estudiantes que están por recibirse de la misma carrera?

-Les diría que inmediatamente después de recibirse adopten una actitud humilde y de escucha en su profesión. Esto les permitirá aprovechar de mejor manera la etapa de aprendizaje de los primeros años de carrera profesional. Es frecuente el error de sobreestimar el conocimiento incorporado durante la carrera, lo cual conduce con frecuencia a adoptar posturas que van en detrimento del aprendizaje continuo, fundamental en nuestra profesión.

-Por último, ¿cuáles son los desafíos que más te apasionan en trabajo?

-Interactuar y aprender con profesionales con formación en otros campos. Cuando se inicia un proyecto nuevo usualmente es necesario incorporar conocimientos de otras áreas prácticamente desde cero. Esto sucede tanto en los trabajos vinculados con la industria, como por ejemplo el análisis estructural de tambores de coquificación retardada por relevamiento láser que realiza Endeavour Ingeniería, como también en desarrollos tecnológicos, como por ejemplo en las técnicas de vacío, bajas temperaturas y mediciones de propiedades magnéticas en el proyecto CriAr y espectrometría de masas, ablación láser y cátodo luminiscencia en el proyecto CronAr.

---

Área de Comunicación Institucional

Instituto Balseiro

San Carlos de Bariloche, 23/05/2018

En Facebook: www.facebook.com/InstitutoBalseiro

En Twitter: @IBalseiro / Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: http://www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

Obtuvieron premios en dos prestigiosas reuniones de ingeniería: un simposio de la IEEE, realizado en Atlanta, Estados Unidos; y en las IX Jornadas Argentinas de Robótica, que tuvieron lugar en Córdoba capital, en Argentina. Son dos egresados del Instituto Balseiro que fueron reconocidos por sus aportes en robótica y en un sensor de imagen que serviría para detectar materia oscura.

Fecha de publicación: 14/12/2017

Miguel Sofo Haro, flamante Doctor en Ciencias de la Ingeniería del Instituto Balseiro, y Germán Hansen, Ingeniero Mecánico de este mismo instituto, acaban de recibir distintos premios por sus trabajos. Ambos realizaron sus investigaciones en el Centro Atómico Bariloche, con referentes de los campos en los que fueron premiados.

La ingeniería es uno de los campos de formación del Instituto Balseiro, que es una institución de educación pública y gratuita dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo). Las carreras de grado que ofrece en este campo son Ingeniería Mecánica, Ingeniería Nuclear e Ingeniería en Telecomunicaciones. En posgrado, se dictan las carreras de Maestría en Ingeniería, Doctorado en Ciencias de la Ingeniería y Doctorado en Ingeniería Nuclear.

UNA CÁMARA MUY SENSIBLE

Sofo Haro, que acaba de recibirse de Doctor de Ciencias de la Ingeniería a los 31 años de edad, recibió el primer premio en una competencia de trabajos de doctorandos de todo el mundo. Participaron estudiantes del CERN y de la Universidad de California, Berkeley. Fue en el Simposio de Ciencia Nuclear e Imágenes Médicas 2017, un evento conjunto que reunió a especialistas de la sociedad de ingenieros electrónicos y eléctricos más grande del mundo.

“El trabajo que presenté en el simposio de la IEEE consiste en un novedoso sensor de imagen, llamado CCD, que es como los utilizados en cámaras de fotografía pero que esencialmente no tiene ruido de lectura. Se trata del único sensor que puede detectar en cada pixel cantidades discretas de carga desde un único electrón y esto también permite detectar fotones en el rango óptico e infrarrojo cercano”, contó Sofo Haro al Área de Comunicación del Instituto Balseiro.

El joven llegó a Bariloche en 2010 para trabajar en el Laboratorio Detección de Partículas y Radiación del CAB y en 2013 comenzó su doctorado bajo la dirección de Xavier Bertou, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y de la CNEA en el grupo de Física de Partículas y Campos del CAB. En su tesis de doctorado, que aprobó con un diez el 14 de diciembre, Sofo Haro tuvo como tema central el desarrollo de ese tipo sensores de imagen que pueden ser utilizados para detectar partículas de materia oscura y neutrinos.

“Desarrollamos este trabajo con los colegas de Fermilab Javier Tiffenberg, Juan Estrada y Gustavo Cancelo, motivados por la búsqueda de materia oscura. Básicamente, buscamos detectar interacciones de la materia oscura con los electrones del silicio del CCD”, agregó Sofo Haro, que es además Ingeniero Electrónico egresado de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba.

La IEEE otorga este premio a presentaciones orales o papers de estudiantes sobresalientes con el objetivo de incentivar los aportes destacados y una mayor participación de estudiantes como autores principales o únicos autores de trabajos, según informa el sitio web del evento de la IEEE. Más información sobre este premio, en este link.

SISTEMA DE FLOTABILIDAD PARA UN ROBOT

hansen swnGermán Hansen, que tiene 23 años y se recibió de Ingeniero Mecánico en el Instituto Balseiro en junio de 2017, ganó el primer puesto en la competencia de pósters de estudiantes de grado en las IX Jornadas Argentinas de Robótica (JAR). Hansen presentó allí un breve resumen del trabajo que realizó durante su Proyecto Integrador de su carrera de grado, bajo la dirección de Claudio D’Ovidio, de la División Nuevos Materiales del CAB, y la codirección de Matías Robador, del Grupo de Robótica del proyecto CAREM.

“Mi Proyecto Integrador consistió en el diseño conceptual de un sistema de variación de flotabilidad para el control de profundidad de un vehículo robótico subacuático. Cubrió desde el diseño del sistema, pasando por la construcción de un prototipo y hasta las pruebas experimentales y simulación de un modelo teórico”, contó Hansen, desde San Fernando, en la provincia de Buenos Aires, donde regresó por un tiempo antes de decidir cómo continuará su carrera. Asimismo, destacó que su proyecto forma parte de un trabajo más grande, y que espera que nuevos estudiantes se sumen al mismo.

“Para contarlo en pocas palabras: diseñé, construí y probé un sistema para poder controlar la profundidad de un robot que inspeccionaría el interior de reactores nucleares. El principio de funcionamiento es muy similar al de los submarinos, dejan entrar agua para hundirse y la expulsan para emerger. Esto lo logra moviendo un pistón por una camisa, usando un motor eléctrico paso a paso y un mecanismo tuerca husillo”, explicó el joven nacido en Puerto Belgrano, Buenos Aires. Y agregó que su trabajo fue realizado con la ayuda de varias personas del Laboratorio de Ingeniería del Instituto Balseiro.

Hansen cuenta que el premio en las JAR lo tomó por sorpresa y que la experiencia de participar en esas jornadas fue muy enriquecedora. “Fue mi primer congreso así que no sabía cómo era la dinámica ni con qué me iba a encontrar. Me sirvió mucho para conocer qué es lo que se está haciendo en el ámbito de la robótica a nivel nacional en otros centros de investigación y para poder contactarme con otros investigadores del área”, contó el flamante ingeniero. Más información sobre las JAR, en este link.

 

 --

Área de Comunicación Institucional

Instituto Balseiro

San Carlos de Bariloche, 14/12/2017

En Facebook: www.facebook.com/InstitutoBalseiro

En Twitter: @IBalseiro / Contacto:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: http://www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

El viernes por la tarde se recibieron los nuevos ingenieros mecánicos e ingenieros nucleares del Instituto Balseiro. El acto de colación se realizó con la participación de la comunidad académica, amigos, familiares y autoridades de distintas instituciones de ciencia y tecnología.

Fecha de publicación: 23/06/2017

Con emoción y orgullo, los nueve integrantes de la 38° promoción de Ingenieros Nucleares y los diez de la 13° promoción de Ingenieros Mecánicos recibieron sus diplomas en el acto de colación realizado en la tarde del viernes en el Salón de Actos del Instituto Balseiro. Los 19 nuevos profesionales completaron así su formación en este instituto dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

La Mesa Académica estuvo presidida por el Licenciado Osvaldo Calzetta Larrieu, presidente de la CNEA; el Dr. Jorge Barón, vicerrector de la UNCUYO; el Dr. Carlos Balseiro, director del Instituto Balseiro (IB); el Dr. Mariano Cantero, vicedirector del Área Ingeniería; y el Dr. Daniel Domínguez, vicedirector del Área Ciencias.

Para ingresar al Instituto Balseiro, los hoy egresados realizaron materias de los primeros dos años de una carrera universitaria afín en otra institución. Luego de un examen escrito de física y matemática y una entrevista con un jurado de evaluadores, fueron seleccionados para recibir becas completas de CNEA y así poder dedicarse de forma exclusiva al estudio durante tres años de cursada en el campus del Balseiro, ubicado en el Centro Atómico Bariloche.

“Hoy es un día de fiesta. Para ustedes y sus familias (..) y para nosotros, docentes y personal de apoyo, para cada uno de los profesores y ayudantes, para cada secretaria y cada uno de los trabajadores del Instituto y del Centro Atómico que se sienten parte de un proyecto importante”, dijo Carlos Balseiro en su discurso dedicado a los nuevos ingenieros. Y agregó que se deja “al servicio de la sociedad a un grupo de nuevos profesionales preparados para trabajar por un país y un mundo mejor”.

Balseiro también destacó que este nuevo egreso es el premio al esfuerzo de toda una sociedad. “Es gracias a la educación pública que hoy dejan de ser estudiantes para ser protagonistas del desarrollo científico y tecnológico. Pero cuidado: no se vayan a creer que saben todo. No. Han elegido una profesión en la que hay que seguir aprendiendo cada día”, remarcó el científico. Y agregó que es fundamental que realicen sus trabajos con modestia respeto por quienes los acompañan y por quienes los precedieron, y por sobre todo por quienes trabajan a su lado en tareas de menor responsabilidad.

Asimismo, Balseiro destacó que en la formación en este instituto los estudiantes no sólo aprendieron los aspectos técnicos de la ingeniería. “Nos esforzamos para ayudarlos a desarrollar nuevas habilidades y a fortalecer valores, habilidades como la creatividad, el análisis o el pensamiento crítico, la capacidad de trabajar en equipo y valores como la cultura de trabajo, la honestidad intelectual y el respeto por el trabajo ajeno”, dijo. Y agregó: “Son estas habilidades y estos valores los que les permitirán desempeñarse profesionalmente y crecer como personas”. Por último, les deseó felicidades y suerte, ante aplausos de todo el público presente.

Los egresaron de ambas carreras son oriundos de seis provincias. Entre ellas, se cuentan: Tucumán (ciudades de San Miguel de Tucumán y Tafí Viejo); Buenos Aires (Avellaneda, La Plata, Mar del Plata, Pto. Belgrano, Quilmes y Tres Arroyos) y La Pampa (Gral. Pico). La lista se completa con Córdoba (Córdoba), Chubut (Comodoro Rivadavia) y Formosa (Formosa). También, hay representantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y del exterior: de Camagüey, Cuba.

Durante el acto, que tuvo como maestro de ceremonia al Ingeniero Nuclear y docente Aníbal Blanco, la Fundación José Antonio Balseiro premió a los profesores destacados por su actuación docente y elegidos por sus alumnos. En esta ocasión los egresados de Ingeniería Nuclear eligieron a Ariel Márquez y María Arribere y los graduados de Ingeniería Mecánica eligieron a José Héctor González.

Durante los días previos e incluso este viernes por la mañana, los ahora flamantes ingenieros debieron defender sus proyectos integradores en temáticas originales vinculadas con la tecnología nuclear y otros campos de industrias afines. Luego de cada presentación, sus amigos y familiares los esperaban en la entrada del Pabellón Guido Beck para felicitarlos con mucha alegría.

Del grupo de los Ingenieros Nucleares, el quilmeño Juan Franco Canepa se recibió luego de presentar el diseño preliminar del núcleo de un reactor compacto; mientras que el porteño Roberto Fairhurst lo hizo tras presentar su proyecto sobre el cálculo neutrónico de haces y guías de neutrones del RA-10; y el comodorense Ramiro Freile luego de exponer una evaluación de sistemas de seguridad alternativos de reactores de investigación.

De la promoción de los Ingenieros Mecánicos, la bonaerense Anahí García (de Avellaneda) se recibió tras presentar su proyecto integrador sobre el diseño de un dispositivo para ensayos de “freeting por impacto”, mientras que el tresarroyense Bertel Laurlund lo hizo luego de presentar su trabajo de ensayo, modelado y control de prototipo de un vehículo aéreo híbrido y el cordobés Franco Piñan Basualdo tras exponer sobre el diseño conceptual de un “lanzador de señuelos”. La lista completa de los proyectos integradores de ambas promociones se puede leer en este link.

El IB fue creado en 1955 a través de un convenio firmado entre la CNEA y la UNCUYO. Ofrece becas completas financiadas por la CNEA para los alumnos de grado que ingresen en alguna de sus cuatro carreras de grado: Ingeniería Nuclear, Ingeniería Mecánica, Ingeniería en Telecomunicaciones y Licenciatura en Física. La ayuda económica garantiza a los alumnos la dedicación exclusiva a sus estudios en el entorno de investigación científica y desarrollo tecnológico del Centro Atómico Bariloche. Más información, en www.ib.edu.ar, Facebook.com/InstitutoBalseiro y @IBalseiro.

RECUADRO

LOS EGRESADOS, CON NOMBRES Y APELLIDOS

Los nuevos Ingenieros Mecánicos son: Edda Geraldine Andrade Rosales, Matías Antonio Baez, Federico Baravalle, Rene Civalero, Mauro Ariel Forlino, Germán Matías Hansen, Bertel Laurlund, Juan Francisco Pinelli Bernard, Franco Nicolás Piñan Basualdo y Anahí Denise Selva García.

Asimismo, los nuevos Ingenieros Nucleares son: Alan Luis Arsen, Octavio Fernando Bovati Davalos, Juan Franco Canepa, Roberto Enrique Fairhurst Agosta, Ramiro Oscar Freile, Sergio Nabil Gadur, Rubert Guillermo Martin Pardo, Leonardo Ezequiel Mendieta y Pablo Javier Octaviano.

Los hoy ingenieros realizaron sus estudios universitarios previos en 11 casas de estudio distintas. El Instituto Tecnológico de Buenos Aires, la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Nacional del Comahue, la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Nacional de Cuyo son algunas de las mismas. El listado se completa con la Universidad Nacional de La Plata, la Universidad Nacional de Mar del Plata, la Universidad Tecnológica Nacional, la Universidad Nacional del Sur y la Universidad Nacional de Tucumán. Del exterior, se suma la Universidad de La Habana.

---

Área de Comunicación Institucional

Instituto Balseiro

San Carlos de Bariloche, 23/06/2017

En Facebook: www.facebook.com/InstitutoBalseiro

En Twitter: @IBalseiro / Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: http://www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html