+54 294 4445162      Bustillo km 9,5  Bariloche, RN, Argentina, R8402AGP

Informe especial / Telecomunicaciones: una ciencia de alto voltaje

¿Cuánto tiempo podemos pasar sin mirar el celular? ¿Y sin chequear las noticias del día? En esta nota, estudiantes y egresados del Balseiro hablan sobre la importancia de elegir Ingeniería en Telecomunicaciones para la sociedad en la que vivimos: fabricación de satélites, internet de las cosas, big data y un gran abanico de oportunidades laborales para todos los gustos.

Fecha de publicación: 08/11/2019

La telecomunicación, o comunicación a distancia, es la transmisión de señales que contienen distintos tipos de información, como imágenes y sonidos. Estas señales viajan a través de soportes que van desde un cable o una fibra óptica (que es apenas más gruesa que un cabello), hasta la transmisión por vía inalámbrica. También recibe ese nombre la ciencia que se dedica al estudio y fabricación de la infraestructura que posibilita dicha comunicación. Hoy, las telecomunicaciones son el corazón de la sociedad pero pasaron por varias etapas de desarrollo, entre ellas: telegrafía, radio, telefonía, televisión e internet. 

Para reflexionar sobre la importancia de formarse en este campo, y enfrentar los nuevos desafíos a futuro, una estudiante, dos egresados y el director dela carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones del Instituto Balseiro, perteneciente a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO), cuentan en esta nota sobre las aplicaciones de esta área del conocimiento, que son casi tan infinitas como los mundos que conecta.

“La premisa fundacional de la carrera, que comenzó a dictarse en el 2012, vino de la mano del Plan Nacional de Telecomunicaciones Argentina Conectada, que incluía el despliegue de la red federal de fibra óptica y la fabricación de los ARSAT. Es una carrera que toca temas muy modernos, y que abreun abanico de múltiples oportunidades laborales”, dice el doctor en Física Diego Grosz, director de la carrera, investigador del CONICET y jefe del Departamento de Ingeniería en Telecomunicaciones del Centro Atómico Bariloche (CAB – CNEA).

nota teleco 2

Pero como si eso fuera poco, las telecomunicaciones no sirven solo para aprender a fabricar satélites. Otra de las grandes áreas de aplicación tiene que ver con la creciente interconexión digital de objetos presentes en la vida cotidiana, llamada “internet de las cosas”(internet of things). Esto forma parte de lo que se denomina industria 4.0 o cuarta revolución industrial, un proceso de desarrollo tecnológico que está modificando la forma en que vivimos, trabajamos y nos comunicamos.

Otra área que genera mucho interés es la comunicación cuántica, que aprovecha las leyes de la física cuántica para brindar mayor seguridad a los datos que se transmiten. “Además, los chicos salen con una formación muy buena en procesamiento de señales. Esto tiene aplicaciones en física médica, por ejemplo, para el análisis de señales en un electroencefalograma para tratar de predecir ataques de epilepsia”, indica Grosz.

Por ahora, son muy pocas las instituciones que ofrecen esta carrera en el país y, en varios casos, se trata de una especialización derivada de la ingeniería electrónica. El investigador agrega que las carreras del Balseiro tienen un plus: la proximidad entre estudiantes y docentes-investigadores. “En las clases más numerosas, hay alrededor de 10 alumnos. Al ser grupos chicos, es más sencillo llevarlos a los laboratorios y eso beneficia la parte experimental de la formación”, afirma. Hasta el momento, la carrera tiene 15 egresados correspondientes a cuatro promociones y se espera que en diciembre haya 7 egresados más.

“Neuronas” artificiales

Belén Llaneza es mendocina y siempre estuvo ligada al mundo del arte. Se recibió de profesora de ballet, estudió guitarra y formó parte de un coro. Sin embargo, esa pasión no le impidió desarrollar otra, que nació a raíz de su facilidad para los números: la ingeniería. Cursó los primeros dos años en la Facultad de Ingeniería de la UNCUYO, en Mendoza, y luego se presentó a rendir el examen de ingreso del Balseiro. “Elegí Ingeniería en Telecomunicaciones porque me pareció que toca temas muy actuales, vinculados a la vida cotidiana de la sociedad. Creo que las ideas se pueden contar de muchas maneras, ya sea en el diseño de un experimento, en el argumento de una obra o a través de una coreografía”, sostiene, creando un puente entre esos dos mundos a priori tan diferentes.

Actualmente cursa el último año y está abocada al proyecto integrador (el trabajo final de la carrera) que consiste en el estudio y desarrollo de sinapsis artificiales. Estos dispositivos están hechos a base de memristores, que son componentes electrónicos de tamaño nanométrico capaces de procesar y almacenar información de manera similar a las neuronas del cerebro. “Estamos en una etapa de fabricación y queremos hacer experimentos para probar algún mecanismo de aprendizaje. Es un tema de interés en el mundo y cada tipo de dispositivo tiene una forma única de ser estudiado”, explica la futura ingeniera.

Se trata de una pieza bastante versátil. Por un lado, a partir de su analogía con la sinapsis neuronal, puede proveer información sobre sistemas biológicos. Por otro lado, sirve como alternativa a los transistores, que es la unidad de procesamiento que se usa habitualmente en una computadora. En este caso, sería una opciónde baja potencia y óptima escalabilidad, una propiedad muy requerida por la industria.

Llaneza fue la segunda mujer en entrar a esta carrera en el Balseiro. “Creo que la ingeniería suele estar asociada a un trabajo que requiere fuerza física pero está muy lejos de eso. Es más bien diseño, creatividad y resolución de problemas, y tanto hombres como mujeres estamos igual de capacitados para hacerlo. De todos modos, en la carrera no sentí diferencias por ser mujer y si alguna vez hubo algún comentario fuera de lugar, bastó con hablar y marcar que eso no estaba bien”, cuenta.

Todavía no decidió dónde trabajará una vez que se reciba pero está tranquila. “Hay posibilidades de investigar acá y en el exterior, así como también podría volcarme a la industria, que es un área muy demandante por el consumo masivo de ese tipo de dispositivos”, apunta. Por eso, alienta a las y los jóvenes a que se animen a elegir esta carrera: “Si quieren contribuir a la sociedad, la ingeniería es un buen camino para solucionar sus problemas”.

nota teleco 4

Grandes datos para grandes decisiones

El primer paso de Federico Ducaen el mundo de las telecomunicaciones fue obtener su licencia de radioaficionado. Lo hizo mientras cursaba los primeros años de Ingeniería Electrónica en la Universidad Tecnológica Nacional, en Buenos Aires. Después aplicó para entrar al Balseiro y se recibió en 2018. “La verdad que el desarraigo me costó más de lo que pensaba. También el hecho de que, al estar becados, tenemos un cronómetro con el que hay que cumplir. Pero a su vez, eso hace que aprendas un montón de cosas en poco tiempo. Además, tuve profesores excelentes y un grupo muy lindo de compañeros”, remarca.

Para su trabajo final, desarrolló un módulo transmisor de televisión digital bajo un estándar de uso internacional, denominado DVB-S2. La idea era simular lo mejor posible este estándar europeo para que cumpla sus funciones básicas como tomar la información, codificarla, modularla y procesarla. “Fue ampliarme en un área que no conocía mucho y me pareció súper interesante porque el conocimiento que tuve que aplicar, adaptándolo un poco, puede usarse también para internet de las cosas o en industrias que no necesariamente estén relacionadas a lo espacial”, explica el ingeniero.

Hoy trabaja para Telefónica, donde está incursionando en otro rubro clave para la sociedad del conocimiento: la Big Data. Este concepto incluye diversas técnicas para el tratamiento de grandes volúmenes de datos que permite analizar el comportamiento de usuarios y se usa para la toma estratégica de decisiones. “Lo que estoy haciendo ahora son analíticas que tienen que ver más que nada con el mantenimiento y performance de la red móvil. Entré con un programa de jóvenes profesionales y casi no tengo experiencia previa en esto así que se viene una gran etapa de aprendizaje”, dice Duca, que para este trabajo se volvió a vivir a Buenos Aires pero esta vez con su pareja, a quien conoció en el instituto.

Al igual que Llaneza, Duca considera que una de las mayores fortalezas de la carrera es el abanico de oportunidades laborales que ofrece. “Debido a la masificación de las comunicaciones y la necesidad de tener información de todo, todo el tiempo, creo que es un momento muy interesante para la ingeniería en telecomunicaciones, ya sea desde el lado de aspectos más técnicos, como diseñar equipos y transmisores, como desde una concepción más creativa, como idear sensores que provean información de la que hoy carecemos. ¡Así que hay que animarse! La única forma de saber si uno está preparado o no es haciéndolo”, enfatiza.

La ciencia que todo lo controla

En 2016, Maia Desamo fue la primera mujer en recibirse de Ingeniera en Telecomunicaciones en el Instituto Balseiro. Durante los años de cursada, siempre fue la única mujer y la cosa no cambió en su trabajo actual en el Complejo Tecnológico Pilcaniyeu (CTP – CNEA). Sin embargo, al igual que Llaneza y a diferencia de lo que suelen vivir otras profesionales que se desenvuelven en disciplinas con mayoría de varones, asegura que nunca sintió que hubiera un trato diferente hacia ella por cuestiones de género.

nota teleco 3

De la carrera, una de las áreas que más le interesó fue la del procesamiento de señales y análisis de sistemas, debido a que es un conocimiento que tiene aplicaciones variadas, más allá de las comunicaciones. Es un área que se vale de herramientas provenientes de diversos campos, como la estadística y la física. “Actualmente estoy trabajando en un área de control por lo que todo lo que aprendí sobre procesamiento de señales y electromagnetismo me es muy útil”, cuenta Desamo.

Si bien su trabajo se desarrolla en el marco académico de la maestría que cursa en el Balseiro, dice que se asemeja bastante a lo que se hace en la industria. “Estamos desarrollando un sistema de enriquecimiento de uranio por el método de centrífugas y yo me dedico a la parte de control y de electrónica con el objetivo de lograr la estabilización de la máquina. El trabajo siempre es en equipo porque es necesario que las variables se realimenten unas con otras. Por eso interactúo mucho con otros ingenieros, especialmente provenientes de la mecánica”, apunta.

La ingeniera adhiere a los dichos de sus compañeros a la hora de recomendar la carrera. “Telecomunicaciones te da herramientas que pueden aplicarse en muchos ámbitos porque tiene una base firme y sólida en el procesamiento de señales y de datos. La experiencia es buenísima y el ambiente del Balseiro es un lugar muy propicio para desarrollarse profesionalmente”, concluyó.

 

**Link a la carrera de Ing. en Telecomunicaciones: ingresar aquí.

**Información sobre el Ingreso al Balseiro y becas: ingresar aquí.

 

---

Por Nadia Luna

Informe especial para el Instituto Balseiro

Crédito imágenes: 

*Apertura: Panumas Nikhomkhai / Pexels

**Fotos de Grosz, Llaneza y Desamo: Laura García Oviedo 

Área de Comunicación Institucional
del Instituto Balseiro
San Carlos de Bariloche, 08/11/2019
En Facebook: www.facebook.com/InstitutoBalseiro 
En Twitter: @IBalseiro / Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 
Más noticias: http://www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html