Contactos      Bustillo km 9,5  Bariloche, RN, Argentina, R8402AGP
Laura Garcia Oviedo

Laura Garcia Oviedo

A pesar del desafiante contexto debido a la pandemia de COVID-19, el 21 y el 22 de diciembre seis integrantes de la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones del Instituto Balseiro defendieron sus Proyectos Integradores y así se recibieron. Se trata de la sexta promoción de la carrera más nueva de este Instituto.

Fecha de publicación: 23/12/2020

La tanda de defensas de los Proyectos integradores de la sexta promoción de Ingeniería en Telecomunicaciones del Balseiro comenzó el lunes 21 de diciembre por la mañana, vía plataforma virtual. Durante ese mismo día y el martes 22 de diciembre se fueron recibiendo seis nuevos profesionales.

Así, a pesar de las dificultades impuestas por la pandemia de COVID-19, los estudiantes y docentes de esta institución dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO) lograron cumplir la meta de finalizar la carrera. Todos recibieron becas completas de la CNEA para estudiar en el Balseiro.

Los nuevos egresados de Ingeniería en Telecomunicaciones del Balseiro son: José Aguila Alonso, Lucas Grigolato, Sergio Guevara Díaz, Lautaro Mendieta, José Ignacio Quinteros del Castillo y Claudio Sebastián Sigvard. En febrero próximo defenderá a su vez Marcos Obando, completando así los 7 egresos de la sexta promoción de la citada carrera.

La vicedirectora del Área Ingeniería del Instituto Balseiro, Dra. Ing. Graciela Bertolino, destacó el esfuerzo de la comunidad académica para llegar a esta instancia. “Cada uno de los estudiantes y docentes debieron adaptarse a nuevas modalidades de trabajo, adecuar objetivos y planes de trabajo obteniendo excelentes resultados. Este esfuerzo ha debido sumarse al habitualmente necesario para finalizar una carrera en el Instituto”, expresó.

“Les agradezco a ellos haber confiado en esta querida institución para formarse como ingenieros y esperamos poder seguir contando con ellos. El futuro les depara desafíos importantes”, agregó Bertolino, que es también egresada y docente de esta misma institución.

Uno de los flamantes ingenieros, José Ignacio Quinteros del Castillo, invitado por el Área de Comunicación Institucional y Prensa, realizó la siguiente reflexión para esta nota: “Realizo un balance sumamente positivo de la carrera en el Balseiro. Aprendí muchísimas cosas que me van a servir a lo largo de mi vida profesional. Me siento preparado en algún sentido para salir al mundo”, dijo.

Ante la consulta de qué fue lo que más le gustó, Quinteros del Castillo destacó, por un lado, su proyecto integrador. “Traté un montón de temas, aprendí a moverme en distintos ambientes. Fue verdaderamente integrador, muy interesante. Por otro lado, rescato los vínculos y los contactos que a uno le quedan: con los profesores y los amigos y compañeros de camada”, agregó el Ingeniero que ya consiguió trabajo en una empresa de Bariloche, Emtech, aunque piensa en evaluar seguir con algún posgrado en el futuro.

Lugas Grigolato, otro de los ingenieros recién recibidos, coincide en que el balance de la carrera es positivo. “Desde el momento en el que decidí ingresar me había entusiasmado mucho el plan de estudios de teleco ya que combinaba los aspectos que más me gustan sobre ingeniería electrónica (…) Luego, ya dentro del instituto, fui descubriendo que todos esos temas eran abordados con una profundidad que jamás me hubiese imaginado. Hoy, ya recibido, me cuesta dimensionar la cantidad de cosas que aprendí en este tiempo, pero seguramente mi cabeza es muy distinta a lo que era 3 años y medio atrás”, cuenta.

“Lo que más me gustó de estudiar en el Balseiro fue la convivencia en los pabellones, vivir en Bariloche con todo lo que eso implica, esto es: poder ir a la playa fácilmente, hacer kayak en el lago, subir cerros, salir a andar en bici, tener gran variedad de bares y lugares para salir a comer; y pasar 3 años y medio compartiendo la mayor parte del día con mis compañeros telecos, a los cuales considero como si fuesen parte de mi familia”, agrega Grigolato (ver columna “Estudiar en el Balseiro..”), que también trabajará en Emtech, en el desarrollo de sistemas para proyectos satelitales.

El Instituto Balseiro (IB) es una institución de enseñanza universitaria pública y gratuita que tiene como objetivo formar profesionales de alto nivel. Fue creado por la CNEA y la UNCUYO en abril de 1955, y en 2020 se cumplió su 65º aniversario. Los ingresantes reciben becas completas otorgadas por la CNEA, que garantizan una dedicación exclusiva al estudio, en el entorno de investigación científica y desarrollo tecnológico del Centro Atómico Bariloche.

El Instituto Balseiro ofrece carreras de grado en Física, Ingeniería Nuclear, Ingeniería Mecánica e Ingeniería en Telecomunicaciones. También ofrece la posibilidad de completar una formación de posgrado mediante las Maestrías en Ciencias Físicas, Física Médica e Ingeniería; y los Doctorados en Física, Ingeniería Nuclear y Ciencias de la Ingeniería. Su oferta académica se completa con la Especialización en Aplicaciones Tecnológicas de la Energía Nuclear.

Las próximas inscripciones de carreras de grado y maestrías del Balseiro, con becas completas, abrirán el 1 de febrero de 2021 y la fecha tentativa del próximo examen es el 15 de marzo (a confirmar). Más información, en: www.ib.edu.ar, o en redes sociales: Facebook.com/InstitutoBalseiro, Instagram.com/institutobalseiro, Twitter.com/IBalseiro y YouTube+Instituto Balseiro.

COLUMNA DE OPINIÓN

ESTUDIAR EN EL BALSEIRO, EN POCAS PALABRAS

Por Lucas Grigolato*

"Estudiar en el Instituto Balseiro es una experiencia que cuesta detallar en palabras a gente que no lo vivió. Quizás las cosas más lindas que uno experimenta durante el tiempo de la carrera son las que, en general, menos se "publicitan", ya que a veces los mejores momentos ocurren durante la cotidianidad de aquél que lo vive.

En lo que respecta a lo académico, el estudiante del IB está cursando con profesores que son todos expertos en su área, junto con compañeros muy capaces que siempre van a estar para ayudarlo cuando no entienda algo, en instalaciones muy cómodas y con un equipamiento de laboratorio muy envidiable.

Con respecto a todo lo demás, gran parte de lo lindo de estudiar en el IB tiene que ver con las relaciones humanas, ya sea entre los compañeros con los que uno cursa o convive o, incluso, con los profesores y autoridades. Delatando mi lado friki podría decir que estudiar en el IB es lo más parecido a estudiar en Hogwarts, sin la magia pero con muchos experimentos."

*Ingeniero en Telecomunicaciones (egresado del Instituto Balseiro en diciembre de 2020)

SUBNOTA

PROYECTOS INTEGRADORES DE LOS “TELECOS” 2020

El 21 y 22 de diciembre se realizaron las defensas de los proyectos integradores (las tesis) de la sexta promoción de Ingeniería en Telecomunicaciones. En primer lugar, realizó su defensa el ahora flamante Ingeniero José Aguila Alonso, oriundo de Cuba. Su trabajo se tituló: “Diseño y fabricación de arreglo de antenas impresas para microondas” y fue dirigido por el Dr. Laureano Bulus Rossini.

¿Qué otros temas se desarrollaron en los proyectos integradores de la sexta promoción de Ingeniería en Telecomunicaciones? Lucas Grigolato, nacido en la ciudad Rosario y criado en el pueblo de Fuentes, provincia de Santa Fe, fue el segundo en defender. Realizó su proyecto integrador en el tema “Conformación digital de haz para recepción de señales satelitales”, bajo la dirección del Dr. Santiago Hernandez, y la codirección del Ing. Nicolás Catalano.

En tercer lugar, defendió su proyecto Lautaro Mendieta, oriundo de la ciudad de El Talar, provincia de Buenos Aires. Su director también fue el Dr. Hernandez. Su trabajo se tituló “Canales de comunicaciones inalámbricas MIMO: simulación y evaluación de performance”.

José Ignacio Quinteros del Castillo, oriundo de la ciudad de Salta, defendió a continuación. Su proyecto integrador se tituló “Sistema para emulación, adquisición y procesamiento de datos para matrices de sensores”. Su director fue el Ing. Nicolás Catalano. Al igual que Aguila Alonso, Grigolato y Mendieta, desarrolló su proyecto en el Departamento de Ingeniería en Telecomunicaciones del Centro Atómico Bariloche.

El quinto proyecto de esta promoción de “telecos”, como se llaman entre sí, en ser presentado fue el de Claudio Sebastián Sigvard, nacido en la ciudad de Neuquén. Su proyecto integrador se tituló: “Aplicación de técnicas de análisis de señales en la identificación y caracterización de crisis epilépticas”. Su directora fue la Dra. Inés Samengo, del Departamento de Física Médica del Centro Atómico Bariloche.

Ya el martes 22 de diciembre, fue el turno de Sergio Guevara Díaz, oriundo de Colombia. Realizó su proyecto integrador en la empresa INVAP S.E. en el tema “Estudio e implementación en unidades de procesamiento gráficos GPUs de un formador de imagen SAR usando técnica de Backprojection”. Su director fue el Dr. Jorge Lugo y su codirector, el Ing. Leonardo Cappuccio.

Por último, en febrero de 2021 defenderá su proyecto integrador el séptimo integrante de esta promoción: Marcos Obando, oriundo de Quilmes. Su proyecto integrador se titula: “Aplicación de Registración 4D en Radioterapia externa”. Su director es el Dr. Germán Mato y su codirector es el Dr. Flavio Colavecchia. Desarrolló su trabajo en el Departamento de Física Médica del Centro Atómico Bariloche e INTECNUS.

Para ingresar al Balseiro, se deben tener aprobadas materias de los primeros dos años de una carrera de ciencias o ingenierías. En esta promoción, sus integrantes habían realizado su formación previa en las siguientes casas de estudios: la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad Nacional de Rosario, la Facultad Regional Paraná de la Universidad Tecnológica Nacional, la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Salta, y la Escuela de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de San Martín y la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Comahue, de Argentina. También, se incluyen en este listado la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Central “Marta Abreu”, de Cuba. Más información sobre estudiar en el Instituto Balseiro: www.ib.edu.ar

 

 

Si bien todas las fechas están sujetas al contexto de la pandemia de COVID-19, el Instituto Balseiro ya informa sobre las fechas de inscripción de 2021 a sus carreras de grado y maestrías. Las inscripciones se realizarán durante todo el mes de febrero. La fecha tentativa del examen es el 15 de marzo.

Fecha de publicación: 22/12/2020

La apertura de inscripciones del Instituto Balseiro se realizará el 1 de febrero de 2021, tanto para sus carreras de grado como para maestrías. El cierre de las inscripciones para postulantes residentes en el extranjero será el 23 de febrero; y para postulantes residentes en Argentina será el 2 de marzo.

Así lo informa el sitio web del Instituto Balseiro (www.ib.edu.ar), donde se irá actualizando la información de acuerdo al contexto de la pandemia de COVID-19. La fecha tentativa del examen escrito de admisión es el 15 de marzo, pero a principios de ese mes se confirmará esa fecha en función de la situación sanitaria.

“Todas las fechas están sujetas a la evolución de pandemia de COVID-19, en especial con respecto a las fechas para residentes en el extranjero”, se destaca en la página web con información para los postulantes.

Una particularidad de estudiar en el Balseiro es que los estudiantes ingresan en el equivalente a tercer año. Por eso, para inscribirse deben tener aprobadas materias de los primeros dos años de una carrera de ingeniería, física o afín de otra universidad. Luego de aprobar el examen y presentarse a una entrevista personal, se anuncia quiénes quedaron seleccionados para ingresar al Instituto.

Becas para estudiar ingeniería y física

Los ingresantes que sean seleccionados tras el proceso de admisión recibirán becas completas de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). El Instituto Balseiro es una institución de educación pública y gratuita, que depende de la CNEA y de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO).

A diciembre de 2020, la beca para los estudiantes de grado es de 22.990 pesos, mientras que la beca para estudiantes de maestrías asciende a 29.252 pesos. “La beca cubre los gastos de alojamiento, comida y otros gastos, para permitir que los estudiantes no tengan preocupaciones económicas y puedan dedicarse de forma exclusiva al estudio”, indicó Daniel Domínguez, vicedirector del Área Ciencias del Balseiro.

En las carreras de grado, un requisito y a la vez una condición es que los estudiantes acrediten materias aprobadas de los dos primeros años de Física, Ingeniería o carreras similares de nivel universitario. En otras palabras, los postulantes ingresan en tercer año de cada carrera de grado y se gradúan los plazos previstos: dos años y medio en el caso de la Licenciatura en Física, tres años en las ingenierías nuclear y mecánica, y tres años y medio en Ingeniería en Telecomunicaciones.

Graciela Bertolino, vicedirectora por el Área de Ingeniería del Instituto Balseiro, destacó que los egresados del Instituto Balseiro pueden desarrollar una proyección profesional tanto en el mundo académico como en la industria. “Con respecto a las tres carreras de maestrías, buscamos postulantes que busquen aprender en los distintos laboratorios y grupos de investigación y desarrollo del Centro Atómico Bariloche, donde funcionan las aulas y los laboratorios del instituto”, agregó Bertolino.

Además de laboratorios de investigación y desarrollo (I+D) del Centro Atómico Bariloche, las aulas del Instituto Balseiro están rodeadas de hermosos paisajes del norte de la Patagonia. A su vez, los docentes son profesionales de la ciencia y la tecnología referentes en sus áreas y priorizan una enseñanza personalizada.

Ayuda para preparar el examen

Sin importar las distancias, aquellas personas que quieran apoyo para comenzar a preparar el examen de ingreso anual al Instituto Balseiro pueden anotarse en su “Cátedra virtual de Matemática y Física General”. La inscripción a esta cátedra, que funciona como sitio web e incluye un foro de consultas, es gratuita.

“Buscamos que cualquier estudiante que quiera prepararse para el examen de admisión tenga acceso a modelos de exámenes previos, ejercicios y que también nos pueda hacer consultas”, contó una de las docentes de esta cátedra, la doctora en Física María Teresa Malachevsky. El equipo está integrado también por los docentes Julio García, Raúl Barrachina, Hugo Soul y Pierre Arneodo.

¿En qué consiste la ayuda virtual para preparar el examen? La iniciativa, que nació en 2006, es coordinada por experimentados docentes, que son a la vez investigadores de distintos campos en el Centro Atómico Bariloche de la CNEA. “Respondemos consultas generales sobre el examen, dudas sobre la teoría y la resolución de problemas, y hasta preguntas sobre la vida del estudiante en el Instituto”, destacó otro docente de esta cátedra, Pierre Arneodo.

Los inscriptos de esta cátedra son estudiantes de distintas ciudades de Argentina e incluso del extranjero. Tienen a disposición archivos en pdf de exámenes anteriores con las resoluciones incluidas; y también algunos apuntes que complementan temas. También hay foros de discusión de problemas en los que interactúan los docentes y los aspirantes.

Es importante destacar que ninguno de los docentes forma parte de la “Comisión de Ingreso” del Instituto. Es decir, no participan en el proceso de selección, ni comparten información con la Comisión de Ingreso. Así, los participantes de este espacio virtual son libres de preguntar lo que quieran sin ser evaluados. “Es un espacio para aprender física y matemática sin presiones”, es el lema de esta cátedra, a la que ex estudiantes llaman “El Oráculo”. Para participar, hay que inscribirse en: http://oraculo.animusargentina.com/ .

Las personas con interés en anotarse pueden también ver videos con entrevistas a docentes y estudiantes las distintas cuentas de redes sociales del Balseiro o en el canal de YouTube de este Instituto: https://www.youtube.com/channel/UCIYLVnkIeplPCVt9jVOlSNA

---

Área de Comunicación Institucional

Instituto Balseiro. 

San Carlos de Bariloche, 22/12/2020

Facebook.com/InstitutoBalseiro - Twitter.com/IBalseiro

Instagram.com/institutobalseiro / YouTube +Instituto Balseiro

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

 

 

Es ingeniera nuclear y trabaja en Nucleoeléctrica Argentina. También es artista: en sus ratos libres le encanta dibujar y crear nuevas formas de comunicar ciencia. En esta nueva entrega de Egresadas IB, Julieta Romero cuenta sobre su trabajo, su paso por el Instituto y su experiencia en un ámbito laboral que sigue estando muy masculinizado.

Fecha de publicación: 21/12/2020

Julieta Romero es fanática de las herramientas: le divierte andar por la vida buscando cosas para arreglar. También le encanta dibujar, cantar, bailar y usar todas las formas del arte que estén a su alcance para contar sobre su profesión: la ingeniería nuclear. Pero lo que más disfruta es cuando puede combinar ambas pasiones. Una vez diseñó un vestido, desde el molde hasta el último bordado, y como toque final le agregó luces LED. “Eso es magia para mí”, dice.

Romero egresó de la carrera de Ingeniería Nuclear del Instituto Balseiro en 2011. Oriunda de Quilmes, a los 9 años se mudó junto a su familia a Bariloche. Ante la consulta de su paso por el Balseiro, cuenta: “Fue una experiencia única. El camino fue arduo pero muy satisfactorio y lo mejor es que me hice de amigos que conservaré para toda la vida”, cuenta.

El Balseiro es una institución de educación pública dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO), que brinda becas completas a sus estudiantes de grado y maestrías. Desde hace ocho años, la ingeniera trabaja en ‎Nucleoeléctrica Argentina S. A. (NA-SA), empresa generadora de energía eléctrica que opera las centrales nucleares de potencia del país: Atucha I, Atucha II y Embalse.

-¿Por qué decidiste ser ingeniera nuclear? ¿Desde chica supiste que querías estudiar eso?
-El deseo por estudiar ingeniería nuclear se fue desarrollando a lo largo de los años, como un gusto adquirido. Desde chiquita tuve intereses muy diversos, me gustaba muchísimo todo lo que tenía que ver con la ciencia y la naturaleza pero también me tiraba muy fuerte el lado artístico: dibujar, cantar, bailar, hacer manualidades. Primero me decidí a estudiar física, principalmente porque sentía que era la carrera que más satisfacía a mi mayor motivador: la curiosidad. Como mi meta era entrar al Balseiro, para rendir el ingreso tenía que cursar previamente dos años de ingeniería. Así que me anoté en ingeniería mecánica y ahí descubrí un mundo nuevo: la ingeniería me permitía aprovechar mi creatividad para resolver problemas. Finalmente, me di cuenta que la carrera de ingeniería nuclear tenía para mí lo mejor de los dos mundos: ciencia profunda de cómo funcionan hasta las partes más pequeñitas de nuestro universo y la creatividad propia de las ingenierías.

-¿Cómo fue la experiencia de hacer la carrera en el Instituto Balseiro?
-Estudiar en el Instituto Balseiro fue una experiencia única. Yo ya vivía en Bariloche, así que algo había oído hablar del Centro Atómico, pero la realidad superó mis expectativas. El hecho de vivir en el campus universitario, con compañeres y profesores, tener la biblioteca y las aulas a disposición, todo ayuda a generar un entorno académico ideal para favorecer el estudio. Igual es importante decirlo: no fue simple. Muchas veces sentí que no llegaba con las materias, que mi curva de aprendizaje era más lenta. Finalmente, con el apoyo de mis profesores -a veces extracurricular y completamente de buena onda porque notaban que le estaba poniendo toda la garra- logré superar mis dificultades.

-¿Dónde trabajás ahora y qué tareas realizás?
-Hace ocho años que trabajo en Nucleoeléctrica Argentina S.A. En particular, me dedico al licenciamiento de centrales y a los requerimientos relacionados con las mejoras de seguridad surgidas luego del accidente de Fukushima. Si todo sale bien (y la pandemia lo permite) el año que viene iré por dos años al WANO (Asociación Mundial de Operadores Nucleares), en Francia, para realizar tareas de análisis de performance con el fin de identificar mejoras respecto a la seguridad nuclear de diferentes centrales nucleares de potencia del mundo.

-¿Podrías contar algo más de tu viaje a Francia?
-El WANO toma tantos representantes como plantas nucleares de potencia tenga un país (tres en el caso de Argentina) y esas personas trabajan por dos años como parte del WANO. Las personas, por medio de revisiones de pares y análisis de performance, toman los conocimientos de seguridad nuclear, buenas prácticas, áreas de mejora, entre otras temáticas, y vuelven para enriquecer la seguridad a nivel local, con experiencia internacional.

-¿Qué te gusta hacer en tus tiempos libres?
-En mis tiempos libres disfruto muchísimo de dibujar y es en lo que más utilizo mi tiempo. También me gusta mucho hacer canto, salsa, costura (tanto moda como “cosplay”, que es caracterizarse de personajes de series/pelis), escalar, hacer actividad física, etc. Uno de mis hobbies ahora es realizar pequeños videos dibujados con figuras de palitos, donde explico cosas como qué es la fisión nuclear, cómo funcionan los reactores o cómo descubrí el Instituto Balseiro (https://www.youtube.com/watch?v=BMEByr8ZF4o).

-¿Pudiste combinar alguna de tus actividades recreativas o artísticas con tu trabajo profesional?
-Combinar mis actividades con mi profesión es lo que más placer me da en la vida. Siempre que puedo, lo hago. Ya sea al diseñar un mecanismo para simular que un dragón gigante que hice en goma EVA camine o al poner mis dibujos al servicio de la difusión de ciencia, mezclar mis dos pasiones me hace sentir fantástica. Mi último video fue una charla TEDx sobre cómo convivir con estas dos grandes pasiones que marcaron mi vida: la ciencia y el arte (https://www.youtube.com/watch?v=T_TcNc16gik).

-¿Sentiste algún tipo de discriminación en el ámbito profesional por ser mujer?
-La verdad es que sí. Yo entiendo que gente más grande quizás está más “acostumbrada” a que se genere discriminación y puede que no la distingan como tal. En ese sentido, creo que como sociedad estamos aprendiendo a detectar esos actos de desigualdad y estamos generando algo de autocrítica. Yo en particular he sentido mucho el hecho de tener que demostrar por demás que mi lugar vale, que sé tanto como mis compañeros hombres y que mis opiniones profesionales valen tanto como las suyas. Me he sentido minimizada en más de una ocasión.

-¿Qué les dirías a las chicas que tienen ganas de estudiar ingeniería pero no se animan porque piensan que no es para ellas?
-Les diría que lo hagan, que es una carrera maravillosa y mientras más seamos, mejor. Hay lugar para todas las mujeres que deseen embarcarse en el mundo de la ingeniería, y son necesarias. Nuestra perspectiva para resolver problemas y buscar soluciones creativas es tan fundamental como la de la otra mitad de la población, no dejemos de aportarla. ¡Anímense que cada vez somos más!

-¿Dónde te gustaría estar dentro de cinco años?
-¡Qué difícil saberlo! Dentro de cinco años espero haber tomado la gran experiencia que me espera y volcarla para mejorar aún más la seguridad en las centrales nucleares de potencia del mundo. También me gustaría ayudar a que más mujeres se animen a estudiar carreras en el área STEM (N. de la R.: siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Además, me encantaría hacer más videos y profesionalizarme un poco en la difusión de temas nucleares, para acercar al público el conocimiento sobre la energía nuclear, una deuda que considero tenemos hace rato y sería muy beneficioso saldar.

---

Por Nadia Luna

Crédito foto: Ariela Romero Sanmartino 

Para el Área de Comunicación Institucional del 
Instituto Balseiro. 
San Carlos de Bariloche, 21/12/2020
Facebook.com/InstitutoBalseiro - Twitter.com/IBalseiro
Instagram.com/institutobalseiro / YouTube +Instituto Balseiro
Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

 

Es ingeniera nuclear y trabaja en Nucleoeléctrica Argentina. También es artista: en sus ratos libres le encanta dibujar y crear nuevas formas de comunicar ciencia. En esta nueva entrega de Egresadas IB, Julieta Romero cuenta sobre su trabajo, su paso por el Instituto y su experiencia en un ámbito laboral que sigue estando muy masculinizado.

Fecha de publicación: 21/12/2020

Julieta Romero es fanática de las herramientas: le divierte andar por la vida buscando cosas para arreglar. También le encanta dibujar, cantar, bailar y usar todas las formas del arte que estén a su alcance para contar sobre su profesión: la ingeniería nuclear. Pero lo que más disfruta es cuando puede combinar ambas pasiones. Una vez diseñó un vestido, desde el molde hasta el último bordado, y como toque final le agregó luces LED. “Eso es magia para mí”, dice.

Romero egresó de la carrera de Ingeniería Nuclear del Instituto Balseiro en 2011. Oriunda de Quilmes, a los 9 años se mudó junto a su familia a Bariloche. Ante la consulta de su paso por el Balseiro, cuenta: “Fue una experiencia única. El camino fue arduo pero muy satisfactorio y lo mejor es que me hice de amigos que conservaré para toda la vida”, cuenta.

El Balseiro es una institución de educación pública dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO), que brinda becas completas a sus estudiantes de grado y maestrías. Desde hace ocho años, la ingeniera trabaja en ‎Nucleoeléctrica Argentina S. A. (NA-SA), empresa generadora de energía eléctrica que opera las centrales nucleares de potencia del país: Atucha I, Atucha II y Embalse.

-¿Por qué decidiste ser ingeniera nuclear? ¿Desde chica supiste que querías estudiar eso?
-El deseo por estudiar ingeniería nuclear se fue desarrollando a lo largo de los años, como un gusto adquirido. Desde chiquita tuve intereses muy diversos, me gustaba muchísimo todo lo que tenía que ver con la ciencia y la naturaleza pero también me tiraba muy fuerte el lado artístico: dibujar, cantar, bailar, hacer manualidades. Primero me decidí a estudiar física, principalmente porque sentía que era la carrera que más satisfacía a mi mayor motivador: la curiosidad. Como mi meta era entrar al Balseiro, para rendir el ingreso tenía que cursar previamente dos años de ingeniería. Así que me anoté en ingeniería mecánica y ahí descubrí un mundo nuevo: la ingeniería me permitía aprovechar mi creatividad para resolver problemas. Finalmente, me di cuenta que la carrera de ingeniería nuclear tenía para mí lo mejor de los dos mundos: ciencia profunda de cómo funcionan hasta las partes más pequeñitas de nuestro universo y la creatividad propia de las ingenierías.

-¿Cómo fue la experiencia de hacer la carrera en el Instituto Balseiro?
-Estudiar en el Instituto Balseiro fue una experiencia única. Yo ya vivía en Bariloche, así que algo había oído hablar del Centro Atómico, pero la realidad superó mis expectativas. El hecho de vivir en el campus universitario, con compañeres y profesores, tener la biblioteca y las aulas a disposición, todo ayuda a generar un entorno académico ideal para favorecer el estudio. Igual es importante decirlo: no fue simple. Muchas veces sentí que no llegaba con las materias, que mi curva de aprendizaje era más lenta. Finalmente, con el apoyo de mis profesores -a veces extracurricular y completamente de buena onda porque notaban que le estaba poniendo toda la garra- logré superar mis dificultades.

-¿Dónde trabajás ahora y qué tareas realizás?
-Hace ocho años que trabajo en Nucleoeléctrica Argentina S.A. En particular, me dedico al licenciamiento de centrales y a los requerimientos relacionados con las mejoras de seguridad surgidas luego del accidente de Fukushima. Si todo sale bien (y la pandemia lo permite) el año que viene iré por dos años al WANO (Asociación Mundial de Operadores Nucleares), en Francia, para realizar tareas de análisis de performance con el fin de identificar mejoras respecto a la seguridad nuclear de diferentes centrales nucleares de potencia del mundo.

-¿Podrías contar algo más de tu viaje a Francia?
-El WANO toma tantos representantes como plantas nucleares de potencia tenga un país (tres en el caso de Argentina) y esas personas trabajan por dos años como parte del WANO. Las personas, por medio de revisiones de pares y análisis de performance, toman los conocimientos de seguridad nuclear, buenas prácticas, áreas de mejora, entre otras temáticas, y vuelven para enriquecer la seguridad a nivel local, con experiencia internacional.

-¿Qué te gusta hacer en tus tiempos libres?
-En mis tiempos libres disfruto muchísimo de dibujar y es en lo que más utilizo mi tiempo. También me gusta mucho hacer canto, salsa, costura (tanto moda como “cosplay”, que es caracterizarse de personajes de series/pelis), escalar, hacer actividad física, etc. Uno de mis hobbies ahora es realizar pequeños videos dibujados con figuras de palitos, donde explico cosas como qué es la fisión nuclear, cómo funcionan los reactores o cómo descubrí el Instituto Balseiro (https://www.youtube.com/watch?v=BMEByr8ZF4o).

-¿Pudiste combinar alguna de tus actividades recreativas o artísticas con tu trabajo profesional?
-Combinar mis actividades con mi profesión es lo que más placer me da en la vida. Siempre que puedo, lo hago. Ya sea al diseñar un mecanismo para simular que un dragón gigante que hice en goma EVA camine o al poner mis dibujos al servicio de la difusión de ciencia, mezclar mis dos pasiones me hace sentir fantástica. Mi último video fue una charla TEDx sobre cómo convivir con estas dos grandes pasiones que marcaron mi vida: la ciencia y el arte (https://www.youtube.com/watch?v=T_TcNc16gik).

-¿Sentiste algún tipo de discriminación en el ámbito profesional por ser mujer?
-La verdad es que sí. Yo entiendo que gente más grande quizás está más “acostumbrada” a que se genere discriminación y puede que no la distingan como tal. En ese sentido, creo que como sociedad estamos aprendiendo a detectar esos actos de desigualdad y estamos generando algo de autocrítica. Yo en particular he sentido mucho el hecho de tener que demostrar por demás que mi lugar vale, que sé tanto como mis compañeros hombres y que mis opiniones profesionales valen tanto como las suyas. Me he sentido minimizada en más de una ocasión.

-¿Qué les dirías a las chicas que tienen ganas de estudiar ingeniería pero no se animan porque piensan que no es para ellas?
-Les diría que lo hagan, que es una carrera maravillosa y mientras más seamos, mejor. Hay lugar para todas las mujeres que deseen embarcarse en el mundo de la ingeniería, y son necesarias. Nuestra perspectiva para resolver problemas y buscar soluciones creativas es tan fundamental como la de la otra mitad de la población, no dejemos de aportarla. ¡Anímense que cada vez somos más!

-¿Dónde te gustaría estar dentro de cinco años?
-¡Qué difícil saberlo! Dentro de cinco años espero haber tomado la gran experiencia que me espera y volcarla para mejorar aún más la seguridad en las centrales nucleares de potencia del mundo. También me gustaría ayudar a que más mujeres se animen a estudiar carreras en el área STEM (N. de la R.: siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Además, me encantaría hacer más videos y profesionalizarme un poco en la difusión de temas nucleares, para acercar al público el conocimiento sobre la energía nuclear, una deuda que considero tenemos hace rato y sería muy beneficioso saldar.

---

Por Nadia Luna

Crédito foto: Ariela Romero Sanmartino 

Para el Área de Comunicación Institucional del 
Instituto Balseiro. 
San Carlos de Bariloche, 21/12/2020
Facebook.com/InstitutoBalseiro - Twitter.com/IBalseiro
Instagram.com/institutobalseiro / YouTube +Instituto Balseiro
Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

 

En una decisión que quedará en la historia del Instituto Balseiro, a fines de septiembre la Dirección del Instituto impulsó el tratamiento del tema en el Consejo Académico, que creó por ordenanza una nueva comisión que tratará asuntos de género, diversidad y convivencia. En noviembre se designó a sus tres integrantes. En esta nota, detalles y reflexiones sobre la flamante comisión de la Secretaría de Bienestar.

Fecha de publicación: 04/12/2020

La “Comisión de Género, Diversidad y Convivencia” fue creada en el ámbito de la también flamante Secretaría de Bienestar del Instituto Balseiro. Luego de un proceso de elecciones en distintos sectores del instituto, el Consejo Académico designó a sus primeras tres integrantes: Fran de Castro Bubani, Zoe Prieto y María Victoria Pizzano.

El director del Instituto Balseiro, Mariano Cantero, y el secretario de Bienestar del Balseiro, Leandro Da Rold, cuentan en esta nota por qué la creación de esta comisión es histórica para la institución. Las tres integrantes, que representan al sector docente, al sector estudiantil, y al sector de apoyo administrativo y técnico, cuentan a su vez qué expectativas tienen sobre el trabajo en conjunto a cara de 2021.

Desde fines de 2019 la Dirección del Instituto Balseiro impulsó el tratamiento de la creación de la Secretaría de Bienestar en el ámbito del Consejo Académico del Instituto. La Secretaría de Bienestar fue creada en septiembre, y además de la Comisión de Género, Diversidad y Convivencia, incluye en su ámbito dos áreas: de Contención y Apoyo Académico; y de Salud, Recreación y Vivienda. El Instituto Balseiro es una institución de educación pública dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO).

Mariano Cantero, director del Instituto Balseiro, expresa: “La creación de la Secretaría de Bienestar del Instituto fue un compromiso muy importante que tomamos al asumir la gestión con los vicedirectores Bertolino y Dominguez, y una de las primeras acciones que tomamos al comienzo de la gestión. El tema lo veníamos analizando ya desde el 2018 en la anterior gestión de la que fui parte como vicedirector. Buscamos que la Secretaría impulse un trabajo integral para el bienestar de todos los integrantes del Instituto: estudiantes, docentes, personal de apoyo y técnico, y personal de gestión. Nos alegra mucho también que esta decisión fue ratificada por el Consejo Superior”.

El Consejo Superior de la Universidad Nacional de Cuyo dio el aval a la creación de la Secretaría de Bienestar del Instituto en la sesión del pasado 9 de noviembre. Cantero agrega: “Estamos muy contentos de haber incorporado a Leandro Da Rold al equipo de gestión, quien ya ha demostrado en estos dos meses desde que fue designado en el cargo un gran compromiso y capacidad de trabajo. Tenemos una expectativa muy grande de que tanto la Secretaría como la Comisión se transformen en articuladores de acciones para el bienestar de todos los integrantes del IB afianzando el sentido de pertenencia a esta hermosa institución”.

Visibilizar y cambiar

“Visibilizar todo tipo de desigualdades de género, por parte de los movimientos de mujeres y diversidades organizados en todo el mundo, y con mucha fuerza en la Argentina, está motorizando una serie de cambios profundos y de largo plazo en nuestras sociedades”, reflexiona Leandro Da Rold, responsable de la Secretaría de Bienestar del Instituto Balseiro.

“Nuestras instituciones no son ajenas a estas realidades. Además históricamente en el Instituto Balseiro, como en muchas instituciones dedicadas a las ciencias duras, el número de mujeres y diversidades ha sido muy bajo, problema que en general ha sido invisibilizado”, plantea el físico, que es egresado y docente de la Licenciatura en Física del Instituto Balseiro o “IB”; Doctor en Física de la Universitat Autònoma de Barcelona; representante del claustro docente de Física en el Consejo Académico e investigador del CONICET en el Grupo de Partículas y Campos del Centro Atómico Bariloche.

Ante la consulta de por qué es una decisión histórica la creación de la nueva Comisión, Da Rold responde que considera que es “la expresión institucional, en el IB, de ese movimiento y de esos cuestionamientos”. Agrega que uno de los lemas de la comisión es crear un IB libre de violencias.

“Además, se abre un espacio en el marco del cual deberíamos ser capaces de exponer y dirimir los conflictos que tienen que ver con las relaciones y lazos sociales, con la convivencia, siempre cruzada por relaciones de poder”, plantea el científico. “Parte del desafío es abordar esos conflictos y saldarlos con propuestas que permitan que, quienes trabajamos y estudiamos en el IB, podamos llevar adelante nuestras tareas en mejores condiciones”, afirma el secretario de Bienestar del Balseiro.

Las tres integrantes de la Comisión

Fran de Castro Bubani es una de las tres integrantes de la “Comisión de Género, Diversidad y Convivencia” del Balseiro. Representa al sector docente. “Para mí es un honor inaugurar la Comisión, pues es un paso histórico para el IB. En mi opinión, el primer aporte es el hecho fundamental que la Comisión existe, pues se reconoce formalmente la necesidad de una instancia interna para la discusión y promoción de políticas relacionadas a géneros, diversidad y convivencia”, plantea la docente, que es Dra. En Ciencias de la Ingeniería por el Instituto Balseiro e investigadora del CONICET en la División Física de Metales del CAB.

“Al crear la Comisión, no solo reconocimos la necesidad de ponernos al día y de avanzar, sino que dimos los primeros pasos hacia un Instituto con perspectiva de género. Vamos hacia un Instituto equitativo, que valora la diversidad sexogenérica y que cuida las relaciones entre las personas”, agrega de Castro Bubani. Ella es además Ingeniera Mecánica por la Universidade Federal de Minas Gerais y Magister en Ingeniería Mecánica por la Universidade de Campinas, ambas de Brasil.

“La Comisión aporta a la construcción de un Instituto en donde toda la comunidad del IB pueda desarrollar sus actividades de manera plena, en donde todas las personas se sientan seguras y en donde nadie sienta la necesidad de estar en el closet. La Comisión aporta directamente al bienestar de nuestra comunidad”, destaca la docente de las carreras de Ingeniería Mecánica e Ingeniería Nuclear del Balseiro. Y agrega que hay mucho por hacer. “Por el momento estamos trabajando en la creación del protocolo de violencia de género del IB, en acciones de visibilización de la temática y en capacitaciones para la comunidad”, sintetiza la investigadora.

Zoe Prieto representa al sector estudiantil en la Comisión. “Las expectativas que tengo respecto a la Comisión de Genero, Diversidad y Convivencia son grandes, no solo por lo que pueda llegar a aportar junto con mis compañeras, sino porque lo siento como un derecho adquirido que no nos pueden sacar más. Era imprescindible su creación, y ahora comienza el trabajo multidisciplinario, con la participación de la asistencia psicológica, dentro del marco institucional de lo que es el IB”, afirma.

Prieto, que es estudiante del último año de Ingeniería Nuclear, remarca que la mirada de cada integrante, por el lugar que tienen en el Instituto, será fundamental y que se irán complementando. “Pero todas van hacia un mismo punto: erradicar la violencia contra las mujeres y contra el colectivo de diversidad dentro de la institución, que tristemente existe y a veces hace difícil el día a día”, destaca. Ella también es representante de estudiantil en la comisión de carrera de Ingeniería Nuclear.

“Para mí, la comisión tiene dos objetivos principales: por un lado, un cambio radical interno en la institución para visibilizar y erradicar la violencia de género; y por otro lograr que más mujeres logren ingresar al IB, cambiando las estadísticas de un 10% de mujeres ingresantes. No son cambios fáciles y probablemente no lo vea yo en el tiempo que me toque la representación, pero es un camino a construir”, sostiene. Y concluye que el primer objetivo de la comisión es poner en marcha el protocolo de violencia de género en la institución, “con mucho asesoramiento y responsabilidad”.

María Victoria Pizzano representa al personal de apoyo académico del Instituto Balseiro en la nueva comisión. “Me enorgullece formar parte de la génesis de la Comisión de Género, Diversidad y Convivencia y representar al Personal de Apoyo Académico y Técnico que, por primera vez, cuenta con participación en un espacio de decisión política y social de la institución”, expresa

“En lo personal, las expectativas respecto de mi participación, junto con la de mis compañeras, son muy altas. La creación de esta Comisión representa en sí misma un gran paso dado dentro de la Institución. Se abre un nuevo espacio para visibilizar, debatir, reflexionar, concientizar, intervenir y generar acciones en torno a las temáticas de género, diversidad y convivencia”, afirma Pizzano, que es Técnica Universitaria en Gestión Cultural y empleada de CNEA desde el año 2013 en el Departamento de Alumnos del Área Gestión Académica del Balseiro.

“Los futuros aportes de esta Comisión están orientados a desarrollar diversas propuestas para promover y garantizar la igualdad de género, eliminar todo tipo de discriminación y violencias entre integrantes de la comunidad IB y favorecer entornos más plurales, incluyentes y armónicos para el pleno desarrollo personal y profesional de todos los que somos parte de esta comunidad”, concluye la profesional.

Antecedentes: de la idea a la creación de la Comisión

El Consejo Académico del Balseiro creó la Comisión de Género, Diversidad y Convivencia el 23 de septiembre, y designó a sus tres integrantes, luego de un proceso de elecciones, el 11 de noviembre. El 13 de noviembre la Comisión sesionó por primera vez de forma virtual. ¿Cuál fue el período previo que llevó a concretar esta iniciativa pionera en la institución?

“Bajo mi punto de vista, el origen de esta Comisión se remonta a la creación y actividades del Grupo de Mujeres Estudiantes y Trabajadoras del Centro Atómico Bariloche y Centro Tecnológico Pilcaniyeu. El GMET se creó, de manera autoconvocada, hace aproximadamente dos años, al calor de las luchas, cuestionamientos y actividades que han ido creciendo en toda la sociedad por la violencia machista”, señala Da Rold.

“El grupo comenzó a abordar las violencias de género y discriminación que se daban en nuestro ámbito laboral y, en julio de 2019, presentó una nota al Consejo Académico y se reunió con autoridades del IB y directores de carreras, solicitando la creación de un área específica. Algunos Ejes propuestos fueron: una institución libre de violencias por motivos de género, libre de discriminación y con políticas inclusivas; además, sostienen una crítica al bajo número de mujeres y diversidades en el IB”, sintetiza el responsable de la Secretaría de Bienestar del Balseiro.

La resolución de creación de la Comisión cita como antecedentes tres documentos: la nota de fecha 4 de julio del 2019 presentada por el Grupo de Mujeres Trabajadoras del Centro Atómico Bariloche y el Centro Tecnológico Pilcaniyeu. También, el acta de la Comisión ad-hoc formada por la Dirección del Instituto de fecha 2 de septiembre de 2019. Por último: la Ordenanza C.A./IB Nº 02/20 por la cual se creó la Secretaría de Bienestar y se establecieron los objetivos de la Comisión de Género, Diversidad y Convivencia que se encuentra dentro de su ámbito de actuación. El correo electrónico de contacto es: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Por Área de Comunicación del Instituto Balseiro

--

COLUMNA DE OPINIÓN

Una reflexión sobre ser mujer y estudiante en la ciencia

Por Zoe Prieto*

"Mi nombre es Zoe Prieto, vengo de Temperley, provincia de Buenos Aires. Tengo 24 años. Me considero una persona que está sumamente agradecida con todas las oportunidades que tuve en mi vida. Una de ellas es la posibilidad haber entrado, y con mucho esfuerzo haber atravesado gran parte de la carrera en el IB. Creo que una de los grandes desafíos de ser mujer en la ciencia es una presión de demostrar todo el tiempo que no fue una equivocación que me permitieron ingresar al IB, si no que fue un puesto que me gané con mucho esfuerzo. Personalmente creo que llevó un tiempo para que mi entorno me comience a respetar intelectualmente.

Mi formación en género viene dada por el comienzo del movimiento feminista, por mis amigas, por ir a marchas de Ni una Menos, donde comencé a entender que el mundo y las oportunidades para mi iban a ser distintas que para un varón. De la mano de libros, textos y experiencias propias y ajenas, una comencé a entender la necesidad de la perspectiva de género en todos los ámbitos de la vida, entre ellas el académico. Con el grupo de Mujeres autoconvocadas del CAB encontré en el tiempo que llevo en el IB un espacio donde construir a partir de las experiencias de cada una dentro la institución, un ámbito de trabajo y estudio libre de violencia machista y de igualdad de oportunidades para todas."

*Estudiante de Ingeniería Nuclear e integrante de la Comisión de Género, Diversidad y Convivencia del Instituto Balseiro.

 

---

Área de Comunicación Institucional

Instituto Balseiro. 

San Carlos de Bariloche, 04/12/2020

Facebook.com/InstitutoBalseiro - Twitter.com/IBalseiro

Instagram.com/institutobalseiro / YouTube +Instituto Balseiro

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

Sebastián Anguiano recibió una mención de honor del Premio Giambiagi por su trabajo en optomecánica y optoelectrónica: y Juan Ignacio Delmastro obtuvo una mención en los Premios Sábato por su trabajo con máquinas “creep-fatiga”. Ambos son egresados del Instituto Balseiro (IB) y en esta nota hablan de sus respectivas áreas de investigación.

Fecha de publicación: 03/12/2020

Juan Ignacio Delmastro tiene 26 años, es nacido y criado en Bariloche, y forma parte de la camada de Ingenieros Mecánicos que ingresaron al Instituto Balseiro en 2013. Sebastián Anguiano (33) nació en Lago Puelo, estudió Ingeniería en Materiales en la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP) y se recibió de doctor en Física en mayo de 2019. Ambos recibieron distinciones por sus trabajos de investigación en el marco de carreras de posgrado del Instituto Balseiro.

El Instituto Balseiro es una institución de educación pública que depende de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO). Una de sus particularidades es que sus estudiantes de grado y maestrías reciben becas de estudio completas de la CNEA.

Una Tesis sobre Optomecánica y optoelectrónica

Sebastián Anguiano fue galardonado con una mención honorífica del Premio Giambiagi por su tesis de Doctorado en Física del Instituto Balseiro. También, por esa misma investigación, recibió una mención de honor del Consejo Académico del Balseiro.

El título de la Tesis es: “Optomecánica y optoelectrónica en microrresonadores basados en espejos de Bragg”. Y busca, según su autor, “demostrar efectos optomecánicos en cavidades óptico-acústicas basadas en espejos de interferencia crecidos por MBE (molecular beam epitaxy) y litografiados para formar micropilares”. En sus propias palabras, la optomecánica está relacionada con la interacción recurrente entre ondas electromagnéticas (luz) y vibraciones mecánicas (sonido).

El Doctor en Física explicó que para “ingresar” a una cavidad, la luz proveniente de un láser debe estar sintonizada con algún modo óptico de la estructura. “Al hacerlo e interactuar con los materiales, puede generar vibraciones mecánicas, que a su vez pueden generar cambios tanto en el índice de refracción como en las dimensiones de las capas que forman la estructura”. Y agregó que eso cambia ligeramente la condición de resonancia óptica, por lo que la luz ya no se encontrará igual de sintonizada que al comienzo. “Los efectos optomecánicos que buscamos tienen que ver con los casos en los que este ciclo genera una retroalimentación positiva o negativa, estimulando o amortiguando las vibraciones”, explicó el físico.

anguiano

“Para poder observar estos fenómenos experimentalmente, sin embargo, no es simple y requiere además que la interacción entre luz y sonido sea bastante fuerte; y era necesario entender la física involucrada. Así que mi trabajo se centró mayormente en diseñar experimentos y en estudiar estas cavidades con confinamiento lateral”, explica Anguiano”, que realizó su investigación con una beca de la CNEA.

“Por esta razón, abordé temas que parecen poco relacionados entre sí, pero en realidad están conectados. Tanto en la generación como en la detección de vibraciones mecánicas mediante láser, los portadores de carga (electrones y huecos) juegan un rol fundamental. Esto me llevó a focalizarme en entender bien su dinámica y la tesis terminó tratando no solo de optomecánica, sino también de optoelectrónica”, destaca.

Aprender en equipo

Sebastián Anguiano recibió la noticia por un correo electrónico de su director de tesis, Alejandro Fainstein. “Me puso contento ver que la tesis que tanto trabajo me llevó fuera reconocida de esta forma, aunque no tanto como cuando la defendí, el año pasado”, confiesa. “Siempre tuve al Instituto Balseiro en muy alta estima, y la enorme satisfacción que sentí al hacer un doctorado en la rama más antigua del instituto, la física, ya no me dejó demasiado margen para más alegría”.

Su investigación “no tiene una aplicación concreta hoy en día, más allá de permitirnos diseñar nuevos experimentos y seguir explorando estas ramas de la física. El conocimiento se genera así, apoyándonos en lo que otros descubrieron, y dejando bases sólidas donde los que vengan detrás puedan seguir construyendo”, reflexiona.

“Considero fundamental el apoyo que me brindó mi director, Alejandro Fainstein y a la gente del laboratorio de de Fotónica y Optoelectrónica, LPO que también me ayudó mucho: Axel Bruchhausen, Guillermo Rozas y Baptiste Auguie (post-doc en ese momento). Alex fue un maestro. No sólo me guió durante la tesis, sino que me enseñó a ordenar los resultados y a escribirlos. Axel y Guille me ayudaron infinitas veces y Baptiste, durante su estadía como post-doc, me ayudó y enseñó cómo diseñar experimentos desde cero”, enumeró.

Afortunadamente, Anguiano alcanzó a defender su Tesis en forma presencial. “Es una experiencia bastante peculiar pararte en el Salón de Actos del Instituto Balseiro en el CAB (Centro Atómico Bariloche) y contar tu trabajo de años, en una hora. Muy intimidante al comienzo, y energizante al final. Por suerte las personas que hicieron de jurados fueron muy positivos. Realmente les agradezco mucho a César Proetto, María José Sánchez, Pablo Costanzo Caso y Andrea Bragas por esto”, destaca.

El diseño de una máquina

Juan Ignacio Delmastro recibió una mención especial en los “Premios Instituto Sábato” en el campo de la ciencia y la tecnología de materiales por su tesis "Optimización del Diseño de una Máquina de creep-fatiga”. En sus propias palabras: “Se trata de un dispositivo capaz de caracterizar la respuesta mecánica de materiales sometidos a altas temperaturas (donde se desarrolla el creep) y cargas variables (comúnmente llamado fatiga), situaciones que suelen encontrarse en la industria energética”, explica Delmastro.

El objetivo del proyecto fue explorar la posibilidad de desarrollar esas máquinas localmente, para equipar los laboratorios. El origen del mismo se remonta a 2015. “A un año de recibirme de la carrera de grado, tuve que elegir un proyecto final. Entonces me acerqué a la División Física de Metales del Centro Atómico Bariloche y mi actual director, Dr. Alejandro Yawny, me propuso el diseño de una máquina para la caracterización de la interacción creep-fatiga. La idea era obtener un prototipo funcional que pudiera ser replicado en una batería de máquinas para equipar los laboratorios de la división”, cuenta.

“Para mi tesis de grado, en 2016, presenté una máquina básica que permitía controlar la carga del ensayo, pero que estaba lejos del ideal. A partir de ahí decidimos "optimizar" el diseño, mejorarlo y ampliarlo”. Así, tuvo que trabajar con impresión 3D, aprender a fraguar cemento refractario, hacer un poco de electrónica, programar una interfaz de usuario, entre otras tareas, cuenta. “Finalmente, tres años después llevamos a cabo las primeras mediciones y el prototipo estuvo listo”, agrega.

DelmastroJuan ok

La propuesta de presentar el prototipo a los premios surgió a partir de un compañero de curso quien le habló de los Premios "Instituto Sabato" en el campo de la ciencia y tecnología de materiales. Así, Delmastro presentó su trabajo a fines de 2019, sin demasiadas expectativas. “Diez meses después me llegó un mail con la grata sorpresa de que mi trabajo recibió una mención especial”, cuenta.

“Este año 2020 fue particularmente complicado”, confiesa el Magíster en Ingeniería. Con los talleres y laboratorios suspendidos hubo que reinventarse y adaptarse a la situación. “Esto significó un ‘parate’ en las pruebas sobre la máquina diseñada y volver al lápiz y al papel. Distanciado de la máquina que tantos años me dediqué a fabricar y sin cumplir las metas que me había puesto, recibir esta distinción fue un gran mimo al corazón...Me quedo con la tranquilidad de que cuando se retome la normalidad ya tenemos una buena base sobre la que seguir construyendo”, confiesa el joven ingeniero.

Enseñanzas

El proyecto “sirve para mostrar que el Centro Atómico Bariloche tiene capacidad de desarrollar sus propias máquinas. Por otro lado, queda como guía para la comunidad científica y tecnológica. Seguro mis experiencias ahorrarán alguna metida de pata a otros”, destaca Juan Ignacio Delmastro.

En cuanto a los pasos siguientes: el próximo es realizar más pruebas sobre la máquina. Ver qué funciona, qué no; y qué se puede seguir mejorando. Luego se pasaría al diseño de una máquina final, lista para ser fabricada en serie. “Si todo sale bien, el último paso es fabricar las máquinas y ponerlas a punto para empezar a medir en masa”, asegura.

Respecto de su formación en el Instituto Balseiro, Delmastro destaca que le brindó varias herramientas para poder llevar a cabo el proyecto. “Y una mente flexible para aprender cosas nuevas, y animarme a desafíos que escapan a mi especialidad. Por ejemplo, el desarrollo de la máquina implicó la fabricación de un horno desde cero: aprender a trabajar con cemento refractario, elementos calefactores, la electrónica para su control”, comenta.

También destaca el aporte y apoyo de los talleres del Centro Atómico Bariloche y los miembros de la División Física de Metales, en particular de su director de Tesis, Alejandro Yawny. “Tuvo la visión de que este proyecto podía llevarse a cabo y vio en mí el potencial de hacerlo. Su acompañamiento todos estos años y su confianza en mi habilidad de llevar adelante las tareas que nos propusimos fueron claves”, concluye.

Más allá de las dificultades de este 2020 tan particular por la irrupción de la pandemia del Coronavirus, las menciones obtenidas por Sebastián Anguiano y Juan Ignacio Delmastro muestran que en el Instituto Balseiro, a partir del esfuerzo de sus estudiantes y profesionales, se generan trabajos de investigación que son reconocidos en los ámbitos científicos más prestigiosos.

---

Área de Comunicación Institucional

Instituto Balseiro. 

San Carlos de Bariloche, 03/12/2020

Facebook.com/InstitutoBalseiro - Twitter.com/IBalseiro

Instagram.com/institutobalseiro / YouTube +Instituto Balseiro

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

 

 

 

El expositor de un coloquio virtual del Instituto Balseiro fue el físico Alejandro Fainstein. Se transmitió vía zoom y YouTube en vivo el viernes 13 de noviembre. Expuso sobre un avance desarrollado por científicos de Argentina y Alemania.

Fecha de publicación: 04/11/2020

¿Qué tienen que ver Albert Einstein, el proyecto LIGO y un novedoso “láser de sonido”? En el coloquio del 13 de noviembre del Instituto Balseiro, el doctor en Física Alejandro Fainstein expuso sobre un “láser de sonido” o “sáser” desarrollado por científicos de Argentina y Alemania en el campo de la física. El trabajo fue publicado recientemente en la revista Nature Communications.

Fainstein es egresado y docente del Instituto Balseiro, investigador de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el Laboratorio de Fotónica y Optoelectrónica del Centro Atómico Bariloche.

El coloquio del viernes 13 de noviembre se transmitió por zoom (ver datos en este link) y vía el canal de YouTube “Instituto Balseiro Coloquios”. El link del video es: https://www.youtube.com/watch?v=ibJs_mATpv0

“Un láser es un dispositivo que emite luz monocromática, coherente, colimada, y potencialmente muy intensa. En este coloquio describo la historia que nos lleva a la reciente demostración de un ‘láser’ que emite, de manera muy eficiente, ondas de sonido de muy alta frecuencia”, contó sobre la charla virtual el expositor.

“Esta historia se inicia en 2003 cuando describimos una forma de construir cavidades resonantes que confinan simultáneamente luz y sonido (las cavidades resonantes son un ingrediente esencial de los láseres)”, cuenta Fainstein. El físico destaca que los 17 años que pasaron desde 2003 “no tiene que ver con la dificultad de financiar y desarrollar investigación experimental en Argentina, sino con nuestros limitados conocimientos, y con el natural devenir del descubrimiento científico”.

En ese tiempo, en el mundo se logró demostrar la “condensación de Bose-Einstein” de partículas que son mezcla de luz y de materia, y se detectaron ondas gravitatorias en el observatorio LIGO. “También en los países más desarrollados se pusieron en marcha programas enormes para el avance de las llamadas tecnologías cuánticas, y se están implementado redes de comunicaciones 5G”. Qué tiene que ver todo esto con nuestro trabajo, es parte de la historia que narro en el coloquio”, dice el físico.

El título del coloquio es “Un ‘láser’ de sonido”, y fue la cuarta vez que se realizó un coloquio virtual desde que comenzó la pandemia. El Instituto Balseiro, dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO), es anfitrión de un ciclo de coloquios abiertos al público que se realizaban, antes de la pandemia, todos los viernes después del mediodía. En este difícil contexto, se están realizando de forma esporádica. Más información: www.ib.edu.ar

Artículos vinculados:

-Investigadores de Argentina y Alemania crean un "láser de sonido" a partir de polaritones BEC - 11/09/2020*Investigadores de Argentina y Alemania crean un "láser de sonido" a partir de polaritones BEC (11/09/2020)

-Investigadores de Argentina y Alemania crean un novedoso "láser de sonido" --versión para medios, abreviada (11/09/2020)

-Papers en primera persona: Desarrollo de un láser de fonones (11/09/2020)

-Entrevista a Alejandro Fainstein: “Desarrollamos un sistema híbrido que genera de manera estimulada y muy eficiente sonido monocromático y coherente” “Desarrollamos un sistema híbrido que genera de manera estimulada y muy eficiente sonido monocromático y coherente” (29/11/2020)

--

Área de Comunicación Institucional del 
Instituto Balseiro. 
San Carlos de Bariloche, 04/11/2020
Facebook.com/InstitutoBalseiro - Twitter.com/IBalseiro
Instagram.com/institutobalseiro / YouTube +Instituto Balseiro
Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

El ingeniero y doctor en Ingeniería Mecánica José Converti, uno de los creadores de esta carrera en el Balseiro, fue nombrado Académico Correspondiente por la Academia Nacional de Ciencias. En esta nota, Converti reflexiona sobre la historia del desarrollo nuclear en el país.

Fecha de publicación: 25/11/2020

José Converti es Ingeniero Mecánico por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Doctor en Ingeniería Mecánica por el Massachusetts Institute of Technology (MIT). Luego de una estadía en los Estados Unidos, regresó a Argentina en 1981 con la misión de instalar un laboratorio de termohidráulica en el Centro Atómico Bariloche, de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

Fue uno de los iniciadores de la carrera de Ingeniería Mecánica del Instituto Balseiro; jefe del Departamento de Ingeniería Nuclear entre 1984-1986 y director del Balseiro entre 1999 y 2000. Por su extensa trayectoria científica, la Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires decidió su incorporación como Académico Correspondiente, en un acto que se realizó en formato virtual el 27 de octubre.

La ceremonia fue presidida por el Académico Presidente Ing. Juan Carlos Ferreri, y su presentación estuvo a cargo del Académico Correspondiente Dr. Alejandro Clausse. El actual director del Instituto Balseiro, Mariano Cantero, brindó unas palabras sobre la trayectoria del profesor “Pepe” Converti, como todos lo conocen en la institución. “Fue uno de los iniciadores de la carrera de Ingeniería Nuclear, y quienes egresamos tenemos su impronta, sobre todo en mecánica de sólidos y de fluidos”, remarcó.

“Más allá del aporte de su conocimiento, es una persona con gran calidez humana, por lo que tanto estudiantes, como colegas y personal de apoyo lo recordamos con mucho cariño”, sostuvo Cantero. “Cuando alguien tenía que ir a hacer mediciones un fin de semana, ahí estaba Pepe, al pie del cañón”, resumió el director del Instituto Balseiro, dependiente de la CNEA y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO).

A continuación, y luego de la lectura del acta de nombramiento como Académico Correspondiente, Alejandro Clausse realizó una presentación de la trayectoria de Converti, en la que enumeró sus logros en el ámbito de la Ingeniería Nuclear. “Fue un pionero en Termohidráulica. Le dieron un galpón, y allí construyó el laboratorio, convirtiéndolo en un área de vanguardia”, destacó.

“Bregó además, por la instauración de un doctorado en Ingeniería en el Instituto Balseiro. Antes no existía esa tradición. Los ingenieros que querían hacer un doctorado tenían que irse afuera”, recordó Clausse.

A su turno, el propio Converti desarrolló su conferencia, en la que repasó la historia del desarrollo nuclear en la Argentina, desde sus orígenes hasta el momento actual.
Respecto de su nombramiento como Académico Correspondiente, Converti señaló: “no fue algo sorpresivo. Ya a fines del 2018 se me había consultado si aceptaría incorporarme, a lo que respondí afirmativamente”. Anteriormente, en 2011, había recibido el premio Ing. Pedro Vicien en la misma Academia.

“Fui designado en la sesión de la Academia del 25 de marzo del año pasado, y quedó pendiente la Conferencia correspondiente para formalizar el nombramiento, que se había programado para abril de este año”, recordó Converti desde Mendoza, donde se encuentra “varado a causa de la pandemia”. La ceremonia presencial se suspendió por razones de público conocimiento y finalmente se realizó vía zoom el 27 de octubre, con la presencia virtual de autoridades, colegas y ex alumnos.

La Ingeniería Nuclear

El desarrollo de la tecnología nuclear es el tema que apasiona a Converti y lo tiene como uno de sus principales expertos y protagonistas. “Nuestro país tuvo un desarrollo continuo en el área nuclear durante más de 30 años con logros importantes dentro del ámbito de la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica). Pero en la década del 80 se hizo evidente que el programa nuclear estaba sobredimensionado para las limitaciones económicas del país y se paralizaron las grandes obras en curso”, detalló.

Converti se incorporó al IB y a la CNEA en 1981 luego de concluir su PhD en Ingeniería en el prestigioso MIT. “Ese año se graduaba la primera promoción de Ingenieros Nucleares por lo que he vivido el crecimiento de la carrera de Ingeniería Nuclear y contribuí a su desarrollo”, destacó Pepe Converti.

“En sus comienzos la carrera de ingeniería tuvo una gran influencia de la carrera de física ya bien establecida. Creo que mi aporte en esa etapa fue fortalecer los aspectos de ingeniería e iniciar un grupo de investigación y desarrollo en el área de Termohidráulica en el Centro Atómico”, comentó.

Luego impulsó la creación del Doctorado en Ingeniería y dirigió a no pocos doctorandos. También participó en el lanzamiento de la carrera de Ingeniería mecánica. En su última etapa profesional en la CNEA dirigió el proyecto sobre el diseño conceptual de un reactor compacto.

“Mi contribución a la enseñanza de la Ingeniería en el IB y mi actividad de investigador y la dirección de tesis doctorales y de grado me han dado una gran satisfacción y han sido el mayor activo en mi crecimiento profesional”, reflexionó el científico y docente.
“La sólida formación que reciben los estudiantes del Balseiro constituye su mayor fortaleza. Esto les ha permitido desempeñarse exitosamente en otras áreas de Ingeniería en épocas en que decayó la actividad nuclear”, subrayó.

En cuanto al futuro de la tecnología nuclear en el país, Converti señaló: “Es difícil predecirlo. Por empezar hay tres centrales nucleares en actividad que van a requerir su atención todavía por muchos años. También hay que considerar la operación de los reactores de investigación y la producción de radioisótopos”. Y agregó que la energía nuclear “no emite gases de efecto invernadero y no contribuye al calentamiento global”.

Por otra parte, “las grandes fluctuaciones en el precio del petróleo generan condiciones que favorecen o perjudican a la generación nucleoeléctrica. El principal inconveniente de las centrales nucleares es el costo inicial y el extenso tiempo de construcción. Esto las coloca en una posición desfavorable, desde el punto de vista financiero, frente a fuentes alternativas de generación de energía”, concluyó Converti.

Sobre la ANC

La Academia Nacional de Ciencias fue fundada el 8 de octubre de 1935. El 2 de mayo de 1960, el presidente Arturo Frondizi, oficializó la Academia por el Decreto N° 2245. Desde esa fecha pasó a llamarse Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires y contó con miembros ilustres de la talla del premio Nobel de Química Luis Federico Leloir y el Dr. René Favaloro.

Su misión es promover las actividades científicas en el país en beneficio de sus habitantes y proveer asesoramiento multidisciplinario independiente sobre cuestiones atinentes a las ciencias, la técnica y su filosofía. Los Académicos son elegidos entre personalidades destacadas de cada ámbito científico, por su contribución al desarrollo y divulgación de las ciencias. Desde fines de octubre, el profesor José “Pepe” Converti es uno más de este selecto grupo.

---

Área de Comunicación Institucional

Instituto Balseiro. 

San Carlos de Bariloche, 25/11/2020

Facebook.com/InstitutoBalseiro - Twitter.com/IBalseiro

Instagram.com/institutobalseiro / YouTube +Instituto Balseiro

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

El programa de radio “El Balseiro en Nacional” se emite desde hace 19 años. Atravesó una serie de formatos, desde la columna hasta el programa de una hora. En la actualidad, a pesar de la pandemia, se emite cada sábado por la mañana. En esta nota, un repaso sobre cómo el Instituto Balseiro llegó a Radio Nacional, y quiénes fueron y son sus protagonistas.

Fecha de publicación: 24/11/2020

El Balseiro en Nacional es una producción radiofónica de la “Comisión de Difusión” del Instituto Balseiro que se emite desde 2001 por LRA30 Radio Nacional Bariloche. Es un programa destinado a comunicar las “actividades del Instituto Balseiro y de sus egresados y egresadas en la Argentina y el mundo”. Se tratan temas de ciencias y tecnología relacionados con la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y sus instituciones asociadas.

La producción y locución están a cargo en la actualidad del Ingeniero Nuclear, docente y locutor Aníbal Blanco, quien contó detalles de la historia de este programa radial para compartir en esta nota. Blanco es jefe del Departamento de “Relaciones con la comunidad” de la Gerencia de Comunicación Social de la CNEA.

Además, el conductor y productor “El Balseiro en Nacional” es profesor adjunto en la carrera de Ingeniería Nuclear del Instituto Balseiro, dependiente de la CNEA y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO). Egresó en 1989 de la 9° promoción de esa carrera. Nacido en la provincia del Chaco, vive en Bariloche desde 1985. En el año 2006 estudió Locución en un terciario de periodismo en Bariloche. Para ese entonces, ya hacía cinco años que era parte del equipo del programa radial. Además es el locutor oficial de los actos de colación del Balseiro.

Los inicios de “El Balseiro en Nacional”

Corría el año 2001 cuando Arturo Bevilacqua, también docente del Instituto Balseiro, propuso llevar a la radio las actividades del Centro Atómico Bariloche (CAB) y de este instituto dependiente de la CNEA y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo). Bevilacqua junto a Verónica Garea y Aníbal Blanco dieron vida a los primeros años del programa. Garea es también egresada del Balseiro, y en la actualidad es la directora ejecutiva de la Fundación INVAP.

balseironacional3

Llevar adelante la iniciativa fue una tarea en la que participaron muchas personas. “El Director de Radio Nacional de aquel entonces puso mucho empeño en que se contara ciencia en la radio. Le encargó la tarea a Rubén Darío Lagrás, conductor de programas como ‘Patagonia, Camino y Tiempo’, que aún se emite por Radio Nacional. Él fue el encargado de llevar a la práctica la idea de que la radio tenía que tener un programa de ciencia y técnica”, cuenta Blanco.

Así fue que un 20 de julio de 2001, en otro aniversario de la llegada del hombre a la Luna, “El Balseiro en Nacional” salió al aire por primera vez. La iniciativa primero tuvo formato de columna, en el programa de Rubén Darío Lagrás. Sus primeros conductores fueron Arturo Bevilacqua y Verónica Garea, ambos miembros de la Comisión de Difusión del Instituto Balseiro. Pronto Aníbal Blanco, también miembro de esa comisión, se unió al equipo. Por aquella época Blanco trabajaba en el Grupo de Física de Reactores Nucleares en la División Física de Reactores Avanzados (DiFRA) en el CAB.

balseironacional4

Tiempo después, “El Balseiro en Nacional” se convirtió en un programa independiente que salía al aire de lunes a viernes de 16:45 a 17 horas. “Era mucho trabajo porque para hacer el programa, que era en vivo, había que llegar a Radio Nacional, que está en la entrada de Bariloche, desde el Centro Atómico, que está a casi 10 kilómetros de distancia”, comenta Blanco.
Para esa época el programa ya era conducido por la dupla “Bevilacqua-Blanco”. Luego fue sólo Aníbal Blanco quien se encargó de la tarea. El locutor contó que cada programa que salía en vivo era grabado en casette y luego convertido al naciente formato MP3, para mantener un registro. El que se encargaba de esta tarea era el informático del CAB, Erwin Galdós,quien también es un ingeniero nuclear egresado del IB.

Desde 2013, “El Balseiro en Nacional” es un programa independiente de una hora de duración, que se transmite también en vivo los sábados a la mañana, de 10 a 11 hs, por AM 590 kHz y FM 95.5 MHz de LRA30 Radio Nacional Bariloche, y por internet a través de: www.nacionalbariloche.com.ar/.

Orgulloso y emocionado por los recuerdos, Blanco comenta, en referencia a los invitados que el programa tiene cada sábado: “Hay pocas personas que puedan saber más de lo que están hablando que aquellos que nos vienen a visitar en cada programa”. Entre los entrevistados memorables, el locutor mencionó algunos integrantes de las primeras promociones de ingeniería del Balseiro, como Sebastián Gortari, Rubén Calabrese y Juan Pablo Ordóñez.

Blanco también menciona participaciones memorables como las de Ernesto Martínez, Paco de la Cruz, Arturo López Dávalos, Lito Bisogni, Abraham Kestelman, Norma Badino, Carlos Gho, Rolando Granada y Raúl Barrachina. “Todas estas entrevistas son parte y cuentan parte de nuestra historia y, además, una parte importante de la historia de los grandes proyectos de la CNEA”, agrega Blanco.

En “El Balseiro en Nacional” también se mezclan nuevas generaciones. Aníbal comenta que cada año, después del acto de colación algunos egresados van al programa a contar sus impresiones del tránsito por Balseiro. “Esos testimonios vienen del entusiasmo, de la pasión y del conocimiento, es por eso son registros muy valiosos”, expresó el locutor, y la virtualidad permitió continuar con esta experiencia bajo pandemia con los nuevos egresados.

La responsabilidad de contar ciencia

Si bien no se presenta como periodista o comunicador, Blanco lo es de oficio ya que en cada programa de radio busca, a través del formato de la entrevista, contarle al público general, de forma simple y amena, cuestiones de la ciencia y la tecnología. Se preocupa además por la responsabilidad de que los y las investigadores cuenten en qué están trabajando: “Es importante brindarle la oportunidad de expresarse, de decir, contar qué hacen”, remarca.

balseironacional5

Blanco se refirió también a las tareas del periodista: “Considero que la parte más importante de la entrevista es hacer buenas preguntas. Quien lleva la entrevista es el entrevistador; quien hace una buena o mala entrevista es el entrevistador. De cualquier área de cualquier tema, con cualquier persona. Ese fue el arte que Leonardo Moledo desarrolló y muchos discípulos alumnos tomaron”.

Leonardo Moledo fue un escritor y periodista divulgador de la ciencia y docente de periodismo científico en varias universidades nacionales. “Moledo me convenció de que es un deber de los científicos comunicar porque es algo que hacemos, principalmente quienes trabajamos en instituciones públicas y nacionales, utilizando fondos públicos. Es por eso que es nuestro deber comunicar lo que hacemos. Y al mismo tiempo es un derecho de todos los habitantes, de todas las edades, conocer lo que nosotros hacemos”, concluyó Blanco.

El Balseiro en Nacional, después de 19 años de aire, continúa todos los sábados de 10 a 11 de la mañana por FM 95.5 o AM 590. También se puede encontrar la versión online en http://www.nacionalbariloche.com.ar/. En Facebook, además, comparten fotos e información acerca de los temas tratados al aire. Buscalos como “El Balseiro en Nacional” (@elbalseiroennacional). Para más información acerca del programa ingresa en https://www.ib.edu.ar/extension/sec-extension/item/834-el-balseiro-en-nacional.html

 

---

Por Carla Allegreti

Área de Comunicación Institucional

Crédito fotos: Prensa IB (apertura) y Gentileza Aníbal Blanco (cuerpo de la nota) 

Instituto Balseiro. 

San Carlos de Bariloche, 24/10/2020

Facebook.com/InstitutoBalseiro - Twitter.com/IBalseiro

Instagram.com/institutobalseiro / YouTube +Instituto Balseiro

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html

Analía Zwick y Gonzalo Álvarez, investigadores del CONICET que forman a estudiantes del Instituto Balseiro (CNEA-UNCUYO) en el Centro Atómico Bariloche, proponen ‘recetas cuánticas’ que podrían aplicarse al uso de resonadores nucleares para lograr mayor resolución. La investigación fue publicada en la revista Physical Review Applied.

Fecha de publicación: 23/11/2020

La física cuántica estudia las leyes que rigen el mundo de las moléculas, el átomo, o incluso partículas más pequeñas que un átomo. El funcionamiento de muchos de los desarrollos tecnológicos de uso común se fundamentan, o se explican, en estas escalas. Un ejemplo son los resonadores magnéticos nucleares que procesan información a escalas ínfimas y permiten ‘ver’ a los átomos que componen un ser vivo, pero, hay un límite en la resolución que pueden alcanzar.

Los investigadores Analía Zwick y Gonzalo Álvarez, del Instituto de Nanociencia y Nanotecnología en el Centro Atómico Bariloche (INN, CONICET- CNEA), desarrollaron un método de medición basado en la física cuántica que podría sacar mejor provecho a la información que los mismos átomos proporcionan y así obtener una resolución mayor en el uso de estos equipos de diagnóstico médico. Lo que contribuye a que se pueda detectar algunas enfermedades de forma no invasiva, sin recurrir, por ejemplo, a una biopsia para observar en un microscopio electrónico algún tejido.

Este método cuántico, que describen los investigadores y fue publicado en la revista Physical Review Applied, fue desarrollado en colaboración con colegas de Israel y Alemania. Los autores lo describen más coloquialmente como ‘recetas’ que pueden aplicarse a la tecnología de los resonadores actuales, y en la publicación especifican cuál es la precisión máxima que se puede alcanzar limitados por las leyes cuánticas y las particularidades de cada equipo.

La manera en la que se procesa la información a nivel cuántico, explica Zwick, se puede comparar al funcionamiento de una computadora, en la que toda la información se reduce a unos y ceros que el dispositivo codifica en sus circuitos electrónicos como ‘pasa o no pasa’ corriente eléctrica. “En el sistema cuántico se puede hacer una analogía similar, en la que los átomos tienen propiedades que se pueden asociar a estos unos y ceros, pero en el mundo cuántico hay otras posibilidades que enriquecen el trabajo de procesamiento de información a esas escalas”.

“La idea de este desarrollo es detectar el movimiento de los átomos de las moléculas de agua, que perciben lo que ocurre a su alrededor. Con la información de lo que está pasando a esos átomos se puede inferir cómo está el entorno. Es decir que se podría usar al átomo como un sensor en la escala muy pequeña”, explica la investigadora.

Si bien potencialmente nuestros átomos pueden ‘espiar’ todo nuestro cuerpo, grafica Álvarez, “lo difícil es extraer esa información para procesarla”. “Nuestra contribución, con este trabajo, es explicar desde la física cuál es la información que tiene el átomo, cómo y qué tanta podemos extraer”, agrega el investigador, docente del Instituto Balseiro (CNEA-UNCUYO).

Este aumento de la resolución que proponen los investigadores, entonces, puede contribuir a la detección de enfermedades como el cáncer, o los trastornos neurodegenerativos, de manera temprana, usando la tecnología que ya existe y se utiliza a diario en la práctica médica. Esta técnica, puede “convertirse en un ejemplo de tecnologías futuras basadas en información cuántica que está revolucionando muchas áreas de la tecnología, brindando beneficios sociales a muchas áreas, incluida la medicina de precisión”, explican.

“En la mayoría de las enfermedades, por ejemplo el cáncer o neurodegenerativas, las alteraciones comienzan a escalas muy chiquitas, (moleculares o celulares), y hoy por hoy no podemos observarlas sin hacer una biopsia, o con alguna técnica invasiva. Lo que queremos es tratar de obtener esta información sin modificar el cuerpo”, confía Zwick.

Fuente: Prensa CONICET / María Bocconi. Link al artículo original, ver aquí

 

--

Área de Comunicación Institucional del 
Instituto Balseiro. 
San Carlos de Bariloche, 23/11/2020
Facebook.com/InstitutoBalseiro - Twitter.com/IBalseiro
Instagram.com/institutobalseiro / YouTube +Instituto Balseiro
Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más noticias: www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html